Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes de la semana

'Los miserables' vuelven a Sevilla y el tenor Ismael Jordi da un concierto solidario en Jerez

Un momento del musical 'Los miserables', en Madrid. Ampliar foto
Un momento del musical 'Los miserables', en Madrid.

SEVILLA

El bis de 'Los miserables'

Hay muchas pasiones enredadas en Los Miserables, la novela de Victor Hugo. El amor, la venganza y el sacrificio de los personajes ideados por el poeta galo tienen tanta verdad que han traspasado los límites del tiempo. Los infortunios de Jean Valjean cautivaron al público sevillano hace un año y el musical vuelve dispuesto a repetir el éxito desde el viernes 5 hasta el 14 de diciembre en el Auditorio Fibes.

El polifacético Daniel Diges, cara conocida de la televisión por participar en programas como Tu cara me suena o en Eurovisión, se enfrenta ahora al papel protagonista de la obra. Anteriormente, Diges había encarnado al exaltado Enjolras, el líder de los estudiantes que encabeza el levantamiento, pero ahora pone voz al propio Jean Valjean. 

Frente a Valjean está Javert, el recto inspector que trata de respetar la ley por encima de todo. Un papel al que da vida el actor catalán Ignasi Vidal. Completan el elenco Armando Pita, Guido Balzaretti, Lydia Fairén, Elena Medina y Talía del Val, entre otros. 

 

CÁDIZ

Lírica solidaria

La solidaridad se une a la lírica este viernes en Jerez de la Frontera (Cádiz). El Teatro Villamarta ofrece el recital del tenor jerezano Ismael Jordi, un concierto en beneficio de la asociación de ayuda a minusválidos psíquicos de la provincia de Cádiz (Afanas), que cumple 50 años. Este evento se enmarca dentro de las actividades programadas en torno al día mundial de la discapacidad, que se conmemoró el pasado 3 de diciembre.

Un recital del tenor jerezano.

El programa que interpretará Jordi estará compuesto por arias de ópera, canciones de Navidad, romanzas de zarzuela, extractos de opereta, canciones y napolitanas. El tenor jerezano ha cantado en importantes títulos del panorama operístico, entre los que destacan Cosí fan tutte, Don Giovanni, La flauta mágica, tres famosas obras de Mozart o El barbero de Sevilla, de Rossini.

El pasado 5 de julio el tenor debutó en el Covent Garden de Londres con la ópera Maria Stuarda, de Gaetanno Donizetti. Jordi interpretó a Roberto, conde de Leicester, papel protagonista. Junto a él, una de las mezzosopranos más valoradas de la lírica actual, la estadounidense Joyce di Donato, en el papel de Maria Stuarda.

 

MÁLAGA

La ironía de Javier Krahe

Las diez de últimas es el nuevo disco de Javier Krahe, un álbum cargado de esa ironía que tanto le caracteriza. “Con el humor no pretendo atacar a nadie, es una defensa ante la hostilidad”, señala Krahe, quien en la noche del viernes 5 (23.00) presenta su nuevo trabajo en la sala La Cochera Cabaret de Málaga.

Javier Krahe. ampliar foto
Javier Krahe.

“Escogí Las diez de últimas porque es una frase hecha del tute. En este juego de cartas uno se apunta las diez de últimas cuando se lleva la última baza, ¿no? En definitiva, no sé si seguiré en la música. Escogí este nombre porque es ambiguo”, explica Krahe. En sus canciones habla con sarcasmo de sus amoríos y aunque prefiere no acercarse demasiado a ese presente dominado por la crisis económica y el paro, el nuevo disco viene cargado de reivindicación, ya que se vende acompañado del ensayo El derecho a la pereza, escrito en 1880 por Paul Lafargue, yerno de Carlos Marx.

Grabado junto a sus inseparables Andreas Prittwitz (saxo), Javier López de Gueraña (guitarra) y Fernando Anguita (contrabajo), Las diez de últimas es un disco que, confiesa Javier Krahe, “nunca debía de haber visto la luz”. “Si hablamos desde un punto de vista comercial, no debería haber salido. Pero yo lo he hecho desde el punto de vista de la amistad que me une a mis músicos y, lo cierto, es que finalmente reconozco estar encantado con el resultado de este trabajo”.— Sergio Mellado

 

JAÉN

Barro de cine

Cualquier película debe reunir una serie de requisitos para favorecer que el espectador pueda introducirse en la trama y acabe creyéndose lo que está viendo. La ambientación escénica es uno de los factores primordiales. Y es ahí donde Alfarería Tito, de Úbeda (Jaén), ha participado con sus piezas en diferentes títulos de éxito. Una muestra de estos trabajos para la pequeña y gran pantalla se puede ver en el Palacio de Villardompardo de Jaén hasta el 4 de enero. En la muestra Barro de cine. Piezas para una historia se exhiben 60 obras que formaron parte de los decorados de todas las cintas para las que ha trabajado el alfarero ubetense, así como numeroso material gráfico y documental.

El alfarero Juan Pablo Martínez Tito. ampliar foto
El alfarero Juan Pablo Martínez Tito.

Así, en la exposición se pueden contemplar piezas que estuvieron en los rodajes de Alatriste (2006, Agustín Díaz Yanes), donde la cerámica aparece en forma de vasijas, lebrillos y jarrones que estaban decorados con un blanco roto muy común en el siglo XVII de Diego Alatriste (Viggo Mortensen). También en el siglo XVII transcurre la serie Águila Roja, en la que el taller ubetense ha ido contribuyendo progresivamente con sus piezas. Primero en las tabernas y salones, para ir decorando posteriormente las habitaciones de los personajes principales e incluso la estancia de la bañera en la que tantas veces se sumerge la marquesa de Santillana, Lucrecia, interpretada por Miryam Gallego. Los distintos colores y esmaltados para marcar la diferencia de clases también están muy presentes en esta producción televisiva, contrastando el marrón o el blanco roto de las estancias plebeyas con el azul cobalto de las de la aristocracia.

La primera experiencia de Alfarería Tito el mundo del cine fue Carmen (2003, Vicente Aranda), para la que se fabricaron candelabros verdes de arcilla y candiles de aceite con los que se pudieron iluminar Paz Vega y Leonardo Sbaraglia. Como particularidad y pieza exclusiva, en Los fantasmas de Goya (2006, Milos Forman), se recreó una antigua paridera de cerámica, un curioso elemento que permitía a las mujeres dar a luz en posición vertical, con lo que se lograba que la fuerza de la gravedad favoreciera el parto. La variedad cromática también se vio reflejada con énfasis en el filme Kamikaze (2014, Álex Pina), con un amplio plantel de pigmentos cálidos en los platos y jarrones que componían su atrezo. Todo ello se puede ver y conocer en esta exposición de Alfarería Tito (Premio Nacional de Cerámica en 2006), donde queda de manifiesto la fusión entre la cerámica y el cine. — Ginés Donaire