Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSEP RAMON BOSCH, PRESIDENTE DE SOCIETAT CIVIL CATALANA

“En la visita de Rajoy eché en falta cosas que motiven a los catalanes”

El presidente del colectivo contrario a la independencia defiende la cocapitalidad entre Madrid y Barcelona

Josep Ramon Bosch, presidente de Societat Civil Catalana en una imagen del pasado mes de julio.
Josep Ramon Bosch, presidente de Societat Civil Catalana en una imagen del pasado mes de julio.

Josep Ramon Bosch (Manresa, Barcelona, 1963), es el presidente de Societat Civil Catalana, la entidad transversal contraria a la independencia. El colectivo celebra este jueves en el Auditorio Axa, en Barcelona, un acto para conmemorar la Constitución.

Pregunta. ¿Qué es lo que pretenden en el acto de hoy?

Es una joya que el PSC venga a nuestro acto porque refuerza nuestro mensaje"

Respuesta. Desde que nos constituimos el día de Sant Jordi, nos propusimos celebrar tres este 2014: el primero fue la Diada donde quisimos reflejar la catalanidad bajo el lema recuperemos el seny y la senyera; el segundo, el 12 de Octubre, festejar la hermandad española y alejada del Día de la raza y ahora, queremos conmemorar que los catalanes apoyamos mayoritariamente la Constitución mostrando nuestro apoyo a la misma y al consenso. Los dos actos primeros fueron de movilización masiva y hoy apostamos por formato con catedráticos como Manuel Ballbé, Ramon Punset o Victoria Camps. El acto lo conducirá el periodista Manuel Campo Vidal, catalán de adopción y nacido en La Franja y que es colaborador nuestro.

P. Al acto acudirá el expresidente de la Generalitat José Montilla y el líder del PSC Miquel Iceta además de otros miembros de ese partido. ¿Era una asignatura pendiente?

R. Bueno, el PSC siempre ha estado conforme con la ley. Otra cosa es que se visualizaran de forma más contundente. En la Diada, ya tuvimos la presencia destacada de Carme Chacón y de regidores. Estamos muy contentos. De hecho, en nuestra junta ningún otro partido tiene más militantes que el PSC: son Alex Ramos, médico y responsable de la sectorial del PSC de sanidad, y Joaquim Coll, vicepresidente de Federalistas de Izquierda. Yo milité en el PP desde 1987 hasta 2008, pero ya no.

P. El PSC no asistió a su acto de la Diada. ¿Qué ha pasado ahora para que se dé ese cambio?

El proceso rupturista catalán es una ocasión para la España de las naciones y las nacionalidades"

R. Sí, es un cambio muy importante y lo valoramos mucho. Es una joya que vengan porque refuerza nuestro mensaje. El PSC tiene una respuesta clara y contundente ante el reto que tenemos y no esconde su proyecto federal. Y en Societat Civil hay catalanistas, nacionalistas, federalistas. Por tanto, es muy bien aceptado. No me sorprendió que aceptaran la invitación. Hace mucho que hablamos. El 12 de Octubre les resulta una fiesta muy incómoda. Es verdad que tenemos las asignaturas pendientes de incorporar a Societat Civil el socialismo y el nacionalismo moderado. Hace una semana lo hizo el abogado y escritor Jordi Verdaguer Vilasavall, miembro del Consejo de Unió Democràtica. Es la primera incorporación y esperamos que no sea la última. Sabemos que habrá más.

P. Hoy convocan ustedes; el PP, el viernes y el día 6, Ciutadans y UPyD conmemoran por separado la Constitución además de una manifestación en Barcelona. ¿No es muy raro que tras el 9-N haya tanta dispersión y que no celebren juntos el día 6?

R. El acto importante es este jueves: ahí se visualizará una mayoría que cada vez es más clara y más allá de las diferencias ideológicas. Los partidos celebrarán después los suyos propios. Societat Civil no dará apoyo a ninguno de ellos aunque alguno de nosotros asistirá a título individual.

P. Xavier Garcia Albiol, alcalde de Badalona, ha lamentado esa dispersión con esta frase: “Nuestros rivales políticos tienen claro que la unión hace la fuerza y el bando constitucionalista no es así”.

Se debe superar la leyenda negra que asocia el ser español al franquismo y la corrupción"

R. Entendemos que el acto unitario es el día 4 y el 6 los partidos harán los suyos propios. No quiero entrar en ese debate, pero el día 6 no es una jornada para hacer una manifestación ni para hacer demostraciones en la calle. Lo es para hablar de la Constitución y de lo que representa. Será un acto lúcido, completo y unitario.

P. ¿Y por qué no lo han celebrado el mismo día 6?

R. Por una cuestión logística. Hay un puente larguísimo. Yo tengo trabajo en Suiza y la mayoría de ponentes no hubieran podido estar. Lo importante es que estuvieran ellos. Ya sé que hace un año se hizo una manifestación, pero nosotros no habíamos nacido aún. Yo no iré a esa manifestación. Entendíamos que lo mejor para conmemorarla era un formato académico.

P. El debate se titula pasado, presente y futuro de la Constitución. ¿Están a favor de la reforma?

R. No queremos abrir ese melón. No estamos ni a favor ni en contra. Pero si hay consensos, estaremos a favor. Pero no somos quienes tenemos que promoverlo. Lo que hacemos es dar voz a los catedráticos.

P. El alcalde de Badalona, en una comida el martes en el Círculo Ecuestre, reprochó que haya muy poca gente que se oponga públicamente a la independencia e invitó a los empresarios a pronunciarse. Dijo: “Aquí solo chillan los de un bando”. ¿Está de acuerdo?

R. Hay mucha gente que no tiene la voluntad de decir lo que piensa pero estamos ya rompiendo ese muro de silencio. No vamos en contra de nadie. Estamos a favor de mantener el consenso y la convivencia y de que en España hay naciones y nacionalidades diferentes. Hay gente que se avergüenza de ser española porque se asimila al franquismo y a la corrupción y a un pasado negro que muchos ya hemos superado. Pienso que este proceso rupturista que se plantea desde Cataluña es una gran oportunidad que tiene España para sacarse de encima esta leyenda negra. Queremos que la gente se sienta orgullosa y que no tenga pesadumbre por sentirse catalana y española. El proceso rupturista lo entendemos como una gran oportunidad de la España de las naciones y las nacionalidades y ese es el consenso que reclamamos.

Ante el reto soberanista, los catalanes tenemos que sentir el Estado bien cerca y no sentirlo como una entelequia"

P. Rajoy pronunció un discurso muy duro el sábado contra Mas y alejado de las propuestas atractivas que ustedes le plantearon para combatir con eficacia el soberanismo. ¿Le decepcionó?

R. El discurso del miedo es contraproducente. Otra cosa es explicar la verdad porque es cierto que en caso de independencia la economía catalana se resentiría mucho. La cuestión es no hacer discursos negativos. Tienen que entusiasmar. Rajoy vino a hacer un acto de partido. No de visión de estado. Se dirigió a sus bases políticas y desde esa perspectiva lo interpretamos. Dijo, y eso está bien, que vendrá más a menudo y que no dejará caer la economía catalana. Habló poco de Cataluña y se refirió más a la gestión de Mas.

P. ¿Y qué le pareció?

R. En ese discurso echo de menos cosas positivas y que motiven a los catalanes. Nosotros nos hemos sentido históricamente sentimentalmente abandonados. Mejor: no nos hemos sentido partícipes pese a haberlo hecho en momentos históricos como en la Constitución de 1812 o con el caso por ejemplo del general Prim, que fue un político visionario y progresista que fue asesinado. Tenemos esa voluntad de participar en España y de que sea una relación productiva.

¿Por qué no hacer un país de verdad descentralizado? ¿Y por qué Barcelona no puede ser cocapital con Madrid?

P. Usted hace tiempo que habla de que el Gobierno debe hacer esas propuestas atractivas. El PP está preparando actos ahora bajo esa clave. ¿Creen que han cambiado de estrategia y han asumido la de Societat Civil?

R. Bienvenido sea si van por este camino. Todo el mundo se da cuenta de la necesidad de tener un discurso positivo de la relación entre Cataluña y el resto del Estado. Nosotros estamos trabajando en una serie de 50 propuestas que van en ese sentido y que van más allá de ser simples ocurrencias. En un acto en el Fórum Nueva Economía, en Madrid, donde me presentó el exministro Josep Piqué, que es colaborador nuestro, expliqué unas cuantas. Somos partidarios de que el Senado no sea una cámara bicameral donde se van a jubilar los políticos y que se convierta en una cámara territorial. Una vez reformado, ¿Por qué no trasladar la sede a Barcelona?

P. ¿Puede exponer otra?

R. Jaume Collboni, alcaldable de Barcelona, habló de la cocapitalidad entre Madrid y Barcelona.

P. Esa idea es muy difícil que sea viable..

R. ¿Y por qué no? Todo es cuestión de hablarlo. Es verdad que Madrid es la capital administrativa , pero Barcelona es la capital de la industria, de la economía, del diseño y de muchas otras cosas. El Tribunal Constitucional alemán está en Karlsruhe y no en Berlín. ¿Por qué no hacer un país de verdad descentralizado? Por ejemplo, es absolutamente imprescindible que haya una Ley de Lenguas que comporte que el catalán, el euskera y el gallego sean oficiales no solo en sus respectivas comunidades sino en todo el Estado. La idea la planteó en un artículo en El País Mercè Vilarrubias, catedrática de lengua inglesa y Juan Claudio de Ramon. Ante el reto soberanista, los catalanes tenemos que sentir el Estado bien cerca y no como la entelequia que es Madrid a 700 km de Barcelona y que se vea como la representante de todos los males y de la desafección con España.