Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA extiende a Urkullu y Ortuzar la polémica sobre su “ilegalización”

Acusa a la patronal de pretender un "golpe de Estado" y reclama una reunión con los partidos y resto de centrales

ELA, al igual que hiciera LAB la semana pasada,ha acusado este martes a Confebask de buscar su "ilegalización" y reclamó un pronunciamiento al respecto del lehendakari Urkullu y del presidente del PNV, Andoni Ortuzar, a los que ya han pedido una reunión, así como del resto de partidos y centrales sindicales.

Su secretario general, Adolfo Muñoz, acompañado por su ejecutiva, ha acusado en rueda de prensa a la organización empresarial vasca de plantear un "golpe de Estado" al intentar buscar su ilegalización y de la LAB de acuerdo con las alegaciones que ha elaborado al borrador del proyecto de real decreto sobre depósito de estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales.

A pesar de que Confebask ya ha negado cualquier intento en este sentido por su parte, Muñoz ha asegurado que no dudan de la autoría del documento con las alegaciones, descalificándolo por "antidemocrático". Y es que, en opinión de ELA, en el texto en cuestión la patronal vasca pide añadir un artículo que permite que, de oficio o a instancia de parte, pueda promoverse la baja de un sindicato del registro. En definitiva, ilegalizarlo.

Además de exigir al Gobierno del PP que rechace la propuesta de Confebask, ELA ha decidido iniciar una campaña entre trabajadores y sociedad para denunciar su actuación patronal, "un peligro para la democracia", que incluirá acciones en defensa del derecho a la libertad sindical y recabar asimismo el apoyo del resto de organizaciones sindicales y sociales. "Nos gustaría conocer la opinión de CCOO y UGT", indicó Muñoz.

Exigen al Gobierno vasco la suspensión de la inminente mesa de diálogo social

Además, ayer por la tarde enviaron sendas cartas a Urkullu y Ortuzar pidiendoles una reunión para abordar el tema y están dispuestos también a hacer lo mismo con el resto de partidos políticos. En la misma línea, exigen al Gobierno vasco la suspensión de la inminente mesa de diálogo social, preguntándole al lehendakari si "está de acuerdo con que si ELA y LAB no acudimos a esa mesa se nos pueda retirar la condición de sindicatos" y si "se va a sentar en una mesa de diálogo social con un patronal que pide eso".

"Nosotros a los que se atreven a plantear esto les llamamos golpistas", aseveró Adolfo Muñoz. "La patronal quiere una sociedad sin equilibrios, que el monopolio de la presión a la política solo lo tenga ellos", explicó, "y establecer una ley de punto final". Responde además, según señaló, a una "lógica aplastante" como es que a ELA "no le pueden comprar", por lo que "van donde sus amigos que hacen las leyes a pedirles que les hagan el favor de quitar de enmedio aquel sindicalismo que les molesta". "Confebask es hoy la patronal más reaccionaria del Estado", concluyó, insistiendo en que "sin apoyo político no se atreverían a hacer lo que están haciendo".