Izquierda Unida

IU descalifica las acusaciones contra Sánchez como “ataques” de PP y PSM

La candidata denuncia una campaña en su contra para alterar el resultado de las primarias. En su etapa como concejal en Rivas, refrendó un contrato para su hermano

La dirección de Izquierda Unidad en Madrid ha asegurado este mediodía, tras la reunión que ha mantenido el coordinador regional, Eddy Sánchez, con la diputada autonómica Tania Sánchez, que las acusaciones sobre presuntos casos de corrupción o mala praxis de ésta responden a “un ataque frontal” contra la organización por parte del Partido Popular y del Partido Socialista, “cuyo objetivo es imposibilitar el cambio político” en la Comunidad. En un comunicado, ha transmitido además su “preocupación” por lo que considera un intento de interferir en las elecciones primarias que IU celebrará este domingo para elegir a su candidato en las municipales y autonómicas de mayo de 2015, en las que Sánchez aspira a ser cabeza de lista para la Comunidad. La nota asegura que Sánchez ha negado todas las acusaciones que se vierten contra ella.

La principal se refiere a su etapa como concejal en Rivas (2007-2011). La Junta de Gobierno de ese Ayuntamiento madrileño aprobó el 21 de abril de 2008 la adjudicación de un contrato para un programa de talleres de la Escuela Municipal de Animación a la cooperativa Aúpa, cuyo administrador único era su hermano Héctor Sánchez Melero.

Lo hizo “previa deliberación y debate y por unanimidad”, y a propuesta de la Mesa de Contratación, “por ser la oferta más ventajosa” presentada para dicho servicio, que se adjudicó por 136.851 euros. Tania Sánchez formó parte de la Junta que tomó la decisión, en calidad de edil de Cultura, junto a otros seis ediles y el regidor. El contrato fue impulsado por la Concejalía de Juventud.

Según el artículo 29 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, “las autoridades al servicio de las Administraciones se abstendrán de intervenir en el procedimiento y lo comunicarán a su superior inmediato” en caso de “tener parentesco de consanguinidad dentro del cuarto grado o de afinidad dentro del segundo, con los administradores de entidades interesadas”.

Tania Sánchez, que desde 2011 es diputada regional, debería pues haberse abstenido en la votación para adjudicar el contrato, o haberse ausentado de las deliberaciones. Fuentes próximas a Sánchez aseguraron ayer que no se produjo una votación sino que se aprobó por unanimidad, no siendo pues su participación decisiva para la adjudicación. Añaden que Sánchez ignora siquiera si estaba presente cuando la junta de gobierno trató la cuestión.

Sánchez ha abundado hoy en esta tesis: "Yo no era decisiva en ninguna adjudicación y, por lo tanto no varía el hecho de que estuviera o no" en la reunión de la Junta de Gobierno.

El portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, calificó el lunes de “poco respetable” la actuación de Sánchez. Ésta ha dicho hoy que “tenía una información distorsionada por un titular mal intencionado, y que esto ya se ha aclarado en todos los aspectos”, en referencia a la noticia publicada ese día por Abc, que adelantó lo sucedido con el contrato en Rivas.

El portavoz del Partido Popular en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, pidió explicaciones a Sánchez, a la que, añadió, “tantas lecciones le gusta dar a los demás”. El secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, que será candidato y posible rival de Sánchez en las autonómicas de 2015, exigió la creación de una comisión de investigación en el Ayuntamiento de Rivas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50