Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta deja el caso de Errejón en manos de la Universidad de Málaga

El director de la investigación defiende la labor de su compañero de Podemos

Íñigo Errejón, responsable de la secretaría de Política de Podemos.
Íñigo Errejón, responsable de la secretaría de Política de Podemos.

Técnicos de la Consejería de Fomento de Andalucía se han reunido este martes en Sevilla con Alberto Montero, miembro de Podemos, profesor universitario y director del proyecto de investigación sobre vivienda en el que está contratado Íñigo Errejón, responsable de Política de la misma formación.

Existen dudas sobre el cumplimiento por parte de Errejón del contrato como investigador que firmó en marzo, que en principio le obligaba a trabajar en las instalaciones de la Universidad de Málaga, algo que no ha ocurrido, porque su investigación sobre la vivienda en Andalucía la ha realizado desde Madrid. También se ha cuestionado que el político haya cobrado, a la vez, de Podemos por distintos trabajos.

Pese a que la Junta de Andalucía reclamó el viernes un informe detallado sobre este asunto a Montero, la Consejería de Fomento ha preferido dejar en manos de la universidad malagueña la resolución del caso. La institución que dirige la rectora Adelaida de la Calle ha abierto un expediente informativo para tratar de averiguar si Errejón ha incumplido con sus obligaciones contractuales. El proyecto de investigación para el que trabaja es un encargo de la consejería, pero la institución con la que firmó el contrato Errejón es la Universidad de Málaga, de ahí que Fomento entienda que es el campus el que debe resolver los supuestos incumplimientos. "Es el mecanismo correcto para la aclaración de las posibles incompatibilidades", han insistido fuentes de esta consejería, que controla IU.

Montero ha presentado este martes a los responsables de Fomento su informe sobre Errejón. En el documento se detalla que el director del proyecto necesitaba un doctor en Ciencias Políticas con conocimientos de idiomas para la investigación. La plaza se sacó a concurso. Errejón fue el único en presentarse y se hizo con el puesto. Firmó el contrato el 17 de marzo como personal investigador, con categoría de doctor. En el documento se especificaba que debía trabajar a jornada completa (40 horas semanales) en las instalaciones de la Universidad de Málaga. Pero Errejón nunca cumplió con esa cláusula. El director del proyecto, indican fuentes de la consejería, ha argumentado este martes que autorizó a Errejón a trabajar desde Madrid. Lo justifica "por necesidades del propio desarrollo de los trabajos, al tener acceso en Madrid a más fuentes bibliográficas y estadísticas, y al hacer los medios telemáticos viable su trabajo" desde la capital, según Fomento. Respecto a las labores desempeñadas por Errejón, en el informe de Montero se asegura que "ha cumplido con sus obligaciones en el desarrollo de sus tareas".

Montero también ha explicado que en septiembre de este año su compañero de partido le anunció que no podía seguir en la investigación debido a su mayor implicación en Podemos. Errejón dejará este trabajo en la universidad el 17 de diciembre. Para entonces, habrá cobrado 16.425 euros brutos por sus ocho meses de trabajo. Su plaza ha vuelto a salir a concurso, pero ha quedado vacante.

A lo que no se ha referido Montero en su informe es a las posibles incompatibilidades. Mientras ha estado contratado por la universidad, Errejón ha facturado a Podemos distintos trabajos relacionados con la campaña electoral de las europeas, algo que podría contravenir la ley de incompatibilidades. Los expertos consultados por este periódico discrepan sobre si existe o no esa incompatibilidad. En todo caso, será la Inspección de la Universidad de Málaga la que zanje este asunto.

Respecto al desarrollo del proyecto de investigación sobre vivienda, Montero ha aportado este martes la documentación sobre lo realizado por su equipo hasta ahora. El grado de cumplimiento, según Fomento, está en el "53% con respecto al cronograma previsto". Debe estar completado en junio de 2015. "De no cumplir los plazos y requerimientos de calidad establecidos, la consejería exigirá a la universidad la devolución de los fondos", sostiene Fomento.

El proyecto —que financian la Unión Europea (80%) y la Junta de Andalucía— tiene un presupuesto de 284.604,1 euros. Hasta la fecha, la consejería ha transferido 79.661,52 euros, el 27,9% del total del presupuesto.

Más información