Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobierno de Ferrol reserva 620.000 euros para “salvar la feria”

El ejecutivo local intenta evitar que la FIMO caiga en manos de la especulación privada

El Ayuntamiento de Ferrol sigue buscando una salida contrarreloj para evitar que 47.000 metros cuadrados de feria pública (FIMO) a pie de ría caigan en manos privadas. El Gobierno local ha incluido en el orden del día del pleno extraordinario del viernes 21 una modificación de crédito para habilitar una partida de 620.000 euros “para salvar la feria”. Esta reserva de crédito fue una medida que pasó hoy a toda velocidad por una comisión municipal extraordinaria de economía y hacienda, en la víspera del debate sobre el presupuesto del año próximo y con el dictamen favorable de la mayoría popular. Esta cantidad, dice el Ejecutivo de José Manuel Rey Varela, “garantizaría disponer del dinero necesario para solucionar el problema de Fimo”.

El dinero resulta, explicó el concejal de Hacienda, Alejandro Langtry, de “reorganizar” las subvenciones y partidas ya previstas en el proyecto presupuestario del año próximo para la ampliación del capital en FIMO, trámite que ya había solicitado el ayuntamiento, que posee el 45% de la propiedad del recinto. El 55% restante corresponde a la Cámara de Comercio de Ferrol, una entidad que ya camina hacia la extinción dejando atrás un pozo de impagos.

Acuciado por las deudas (unos 2,2 millones de euros, como poco, ya reconocidos por la corporación local), el Consorcio Pro Ferias y Exposiciones de Ferrol esquivó por los pelos la primera subasta judicial que iba a celebrarse el pasado 11 de noviembre, que se pospuso unas horas antes, y ya se enfrenta a una nueva fecha límite: 23 de diciembre. El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Ferrol le ha vuelto a poner hora a la puja por el recinto ferial de A Malata con un precio de tasación de 3 millones de euros. Es el resultado de una demanda interpuesta contra Fimo por Abanca, que le reclama un crédito de abril del 2009 que, con los intereses, ya pasa de 520.000 euros. A la abultada deuda de la feria hay que sumarse las 16 nóminas atrasadas que todavía se les debe a los 4 trabajadores que aún resisten de una plantilla que pasó de 16 empleados.

“El Ayuntamiento no va a renunciar a que FIMO y sus instalaciones sigan siendo públicas y no consentirá que un particular especule con los terrenos”, manifestó hoy el regidor popular, José Manuel Rey Varela, que mantiene que la corporación no va a modificar el carácter de suelo público dotacional del terreno sobre el que se alzan las cinco naves de la feria, al que se añade un gran recibidor y un auditorio.

El Gobierno local mantiene que lleva meses en conversaciones con la banca y otras Administraciones para tratar de buscarle una salida al atasco de la feria pero eso todavía no ha cristalizado en una solución concreta. La reserva presupuestaria del Ayuntamiento ferrolano saldaría la deuda con el banco por un crédito (442.747 euros y otros 130.000 en intereses de demora) del mandato anterior, bajo la batuta socialista. El actual ejecutivo, del PP, también inyectó fondos en FIMO -500.000 euros el verano el 2013- para tratar de contener una deuda que ha seguido aumentando. La feria de Punta Arnela, en un recodo de la ría, es un gran contenedor sin contenido. Un recinto vacío, sin gerencia ni apenas personal y con escasa actividad: ha albergado un par de eventos de coches usados y un salón nupcial en las últimas semanas.