Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abanca paraliza ‘in extremis’ la subasta judicial de la feria de Ferrol

El Ayuntamiento asegura que negocia con la banca y otras Administraciones para buscarle una salida pública al recinto

Cuando la feria de muestras de Ferrol ya contaba las horas para ser subastada por impago, el alcalde, José Manuel Rey Varela, ha salido hoy al paso para anunciar que Abanca paraliza la puja. “No será mañana”, anunció por sorpresa hoy el regidor, apenas 24 horas antes de una subasta fijada para las 13 horas del martes 11 por orden del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Ferrol. Este edicto de ejecución hipotecaria deriva de una demanda de la entidad financiera que le reclamaba a FIMO (Consorcio Pro Ferias y Exposiciones de Ferrol) el pago de un crédito de 442.747 euros firmado en abril de 2009, que sube a 572.000 sumándole los intereses de demora (130.000). La feria es propiedad, casi a medias, del Ayuntamiento ferrolano (45%) y de la Cámara de Comercio (55%), completamente arruinada y en manos de una gestora autonómica que tutela la Xunta y que estudia como disolverla.

El regidor ferrolano no concretó si se ha esbozado ya un plan alternativo para salvaguardar el carácter público de un recinto ferial descabezado y ahogado en un pozo de deudas que pasan de los 2,2 millones de euros. “Vamos por buen camino, un camino complejo desde el punto de vista económico y jurídico”, se limitó a señalar, sin entrar en más detalles sobre las conversaciones que, desde el gobierno local, afirman haber mantenido en las últimas semanas con la banca y otras Administraciones para buscarle una salida pública al atolladero de FIMO.

La parte más amarga la soportan los cuatro trabajadores del recinto que todavía resisten después de 16 largos meses sin cobrar sus nóminas. Son los últimos de una plantilla que pasó de los 16 empleados en la feria más antigua de Galicia, que este 2014 cumple 50 años de historia.

El precio de tasación del recinto para la subasta se fijó en tres millones. “El Ayuntamiento no va a consentir un aprovechamiento privado de sus instalaciones”, repitió hoy el regidor, que ya se había mostrado contrario a cualquier modificación en los usos de un suelo dotacional que ronda los 50.000 metros y es la suma de cinco pabellones, un auditorio, oficinas y un gran recibidor con muchas plazas de estacionamiento.

“No fuimos nosotros los que hipotecamos FIMO pero no vamos a consentir que esto se vuelva en contra de los ferrolanos”, se apresuró a subrayar hoy el regidor, que cargó contra la “espantada” de la directiva de la Cámara de Comercio de Ferrol, que dimitió en bloque a finales de 2013 y dejó al ente cameral a la deriva con un lastre de deudas millonarias con bancos, proveedores, la Seguridad Social y Hacienda, entre otros, además de varias subvenciones públicas que no ejecutó y debe reintegrar a la Administración.

Aunque fue la anterior corporación (PSOE-IU) la que solicitó el primer crédito para FIMO, la actual, del PP, también aprobó una inyección de medio millón de euros en 2013 como un parche de liquidez que no taponó la sangría del recinto ferial. El Ayuntamiento trató de ampliar su capital en la feria para ser el socio mayoritario pero la operación se frustró por el naufragio de la Cámara. La feria ferrolana se fundó el 16 de noviembre de 1964. Este pasado fin de semana, sin gerente ni prácticamente personal, todavía se las ingenió para acoger la XX edición de una exposición de coches de segunda mano organizada por los concesionarios de la comarca.

Más información