Detenida una banda implicada en 61 robos en chalés y casas de campo

El grupo tenía seis miembros cuyos objetivos estaban en Valencia, Alicante y Albacete La banda sustraía cualquier material susceptible de ser vendido después en mercadillos

Parte de los objetos sustraídos por la banda que realizaba robos en el campo.
Parte de los objetos sustraídos por la banda que realizaba robos en el campo.

La Policía Nacional ha detenido a seis miembros de una organización que actuaba en equipos de dos o tres personas para asaltar en una sola noche hasta diez viviendas. Sus objetivos, según explican fuentes policiales, estaban ubicados en Valencia, Alicante y Albacete y la banda buscaba sustraer objetos susceptibles de ser vendidos a los que posteriormente daban salida en mercadillos de segunda mano de las poblaciones valencianas de Llaurí y Corberá. La investigación continúa abierta.

Los arrestados tomaban numerosas medidas de seguridad, como paradas intermitentes en carretera o cambios de sentido, y ocultaban los objetos sustraídos en zulos ocultos tras arbustos en una zona montañosa y en un almacén, según ha explicado la Policía Nacional.

Entre los objetos incautados se encontraban diversas joyas.
Entre los objetos incautados se encontraban diversas joyas.

Las pesquisas comenzaron ante las sospechas policiales de que dos personas que conducían un mismo vehículo podrían estar dedicándose a actividades relacionadas con los robos con fuerza. Los individuos se trasladaban asiduamente desde la zona valenciana de Ángel del Álcazar hasta una zona ubicada en el término municipal de Manises, donde se detectó que residían otros integrantes de la organización.

Los investigadores de la Policía Nacional comprobaron que prácticamente todas las noches a partir de las nueve los miembros de la banda tomaban la autovía A-7 en dirección Valencia, Alicante y Albacete, lugar donde realizaban los asaltos.

Los miembros de la organización poseían una gran especialización en delitos de robo con fuerza y estaban altamente organizados, según fuentes policiales. Dos conductores repartían a equipos de dos o tres integrantes por diferentes zonas próximas a casas de campo o chalets. Cada equipo podía llegar a robar entre una y 10 casas mientras los conductores se retiraban lejos de las zonas elegidas para los asaltos para evitar ser detectados por la Policía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Una parte de los objetos incautados a la banda detenida.
Una parte de los objetos incautados a la banda detenida.

Para acceder a los domicilios, la banda utilizaba palanquetas o destornilladores y se valían de walkie-talkies para comunicarse entre ellos, linternas de acople en la cabeza y prismáticos. Además, los detenidos realizaban paradas intermitentes en la carretera y efectuaban cambios de sentido sin explicación aparente.

Una vez perpetrados los robos, escondían los objetos en zulos ocultos tras arbustos en una zona montañosa. Cuando consideraban que el riesgo de ser detectados por los investigadores era menor, trasladaban los objetos sustraídos hasta un almacén ubicado en la localidad valenciana de Manises, según fuentes policiales. Posteriormente daban salida a lo robado en puestos callejeros de las poblaciones de Llaurí y Corberá (Valencia) o trasladaban a Rumanía lo más valioso.

La investigación se ha llevado a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policial Judicial de la Jefatura Superior de Valencia y agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito de Marítimo de Valencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS