Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cacerolada por el 9-N vuelve a repicar

Nueva protesta ruidosa contra la suspensión de la consulta en Cataluña

La cacerolada por el 9-N vuelve a repicar

La cacerolada contra la suspensión del 9-N ha vuelto a repicar este miércoles a las diez en muchos municipios de Cataluña. Por segunda noche consecutiva, muchos ciudadanos han salido a sus balcones para protestar ruidosamente en contra de la decisión del Tribunal Constitucional de paralizar la consulta del próximo domingo. La cacerolada, que ha coincidido con un partido del Barça, se ha oido con diferentes intensidades en la mayoría de barrios de Barcelona y se ha esparcido por muchos municipios catalanes.

‘Que resuene Cataluña. Cacerolada contra la suspensión del 9-N del Tribunal Constitucional’. Este es el mensaje que corre de forma viral por todas las redes. Se empezó a enviar el martes por la tarde, después de que el Tribunal Constitucional ordenara la paralización del "proceso de participación ciudadana" organizado por la Generalitat, y convoca a los catalanes a repetir la acción cada noche hasta el domingo.

Vecinos del barrio de Sants protestando.
Vecinos del barrio de Sants protestando.

En las redes, tuits y mensajes ponen el tono en una acción que muestra el malestar de los ciudadanos por no poder expresar en las urnas cómo quieren que Cataluña sea en el futuro. La etiqueta más utilizada es #cassolada (cacerolada), pero muchos internautas también incluyen otras más explícitas, como #9NUrnesSíoSí o #9N2014.

Como en  2003, cuando la oposición ciudadana a la guerra de Irak popularizó las caceroladas, los participantes han vuelto a agarrarse a esta forma de manifestación alternativa, que rompe el silencio de la noche para asegurar que el mensaje llegan incluso a quienes menos ganas tienen de oirlos, aunque Madrid quede demasiado lejos.

Igual que ayer, también se ha vuelto a colapsar el web del órgano que veta la consulta, el Tribunal Constitucional. De manera masiva y respondiendo también al llamamiento hecho a través de las redes, los internautas han entrado al portal del TC hasta que ha caído, en una acción que se engloba con la etiqueta #TCfail.