Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Políticos franceses piden ante Currin una amnistía y negociación con ETA

La declaración para activar el proceso de paz fue suscrita en Bayona

Una docena de políticos del País Vasco francés suscribieron este viernes una declaración para activar el proceso de paz que recuperó las principales exigencias mantenidas durante la actividad de ETA. En el transcurso de una reunión celebrada en Bayona con presencia de los miembros del Grupo Internacional de Contacto Brian Currin y Raymond Kendall, se apostó por una ley de amnistía y se pidió al Gobierno francés que negocie con ETA.

La declaración está firmada por el alcalde de Bayona, Jean-René Etchegaray (centrista), el de Hendaya, Kotte Ecenarro, del Partido Socialista, el concejal de Biarritz Max Brisson, los senadores Frederique Espagnac (del PSF) y Jean Jacques Lasserre (centrista), los responsables de Sortu del País Vasco francés Xabi Larralde y de Abertzaleen Batasuna, Jakes Bortayrou, Michel Larralde, secretario general del sindicato CFDT del País Vasco, Jean Lissar, de Los Verdes, Marc Oxibar y Jean Pierre Etcheverry, también de la CFDT.

Además, en su documento, los firmantes incluyen un posicionamiento sobre el nuevo marco territorial que dote al País Vasco francés de un “estatuto particular” porque “contribuiría de manera positiva al éxito de una paz duradera”. Para justificar esta posición, admiten que esta propuesta de colectividad territorial dispone de un consenso político amplio y una fuerte implicación de la sociedad civil. En su valoración, incluyen medidas jurídicas y políticas superando, de hecho, algunos puntos de partida alcanzados en Euskadi, aunque hay lógicamente una gran coincidencia en los aspectos relativos a la situación de los presos y a los beneficios de la legislación penitenciaria, incluso un plan de reinserción social de los presos con ayudas al empleo, alojamiento y acceso a pensiones.

En cuanto a la negociación, una apuesta que se había descartado incluso en el reciente lenguaje abertzale, los políticos franceses firmantes abogan por este diálogo entre el Gobierno francés y ETA, aunque piden que se haga de manera confidencial “para facilitar la resolución del conflicto”, dicen.

Y sobre la amnistía lo enmarcan en la necesidad de un nuevo marco jurídico que permita la creación de “un organismo ad hoc” para decidir sobre las condiciones de liberación de los presos condenados y detenidos en espera de juicio; la aplicación a los refugiados del libre lugar de residencia; la suspensión de los procedimientos jurídicos y policiales contra miembros de ETA y "la toma en consideración de su situación caso por caso".

El documento no se olvida de establecer “un reconocimiento recíproco del sufrimiento de todas las víctimas y definir las diferentes formas de reparación”.