Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de salud de Boi Ruiz fracasa en más del 40% de sus objetivos

La Generalitat falló en 11 de los 27 ejes de su estrategia sanitaria en 2013

Las ambiciosos objetivos que recoge el Plan de Salud de Cataluña 2011-2015 —el marco de actuación ideado por el consejero Boi Ruiz para organizar el nuevo modelo sanitario y poner en marcha las políticas adecuadas para combatir los principales problemas de salud— se han dado de bruces con los datos que revela el Informe de Salud 2013 publicado ayer por el departamento que dirige Ruiz. Si las políticas iniciadas por Salud para atajar los problemas sanitarios en Cataluña siguen el ritmo que mantenían en 2013, dificilmente podrán alcanzar los objetivos previstos para 2020. La Generalitat no alcanza las espectativas previstas en 11 de los 27 puntos de actuación marcados en la estrategia sanitaria. En el 44% de los ejes de trabajo, Cataluña evoluciona de forma desfavorable o en menor medida de lo que sería esperable.

“O eran unos objetivos muy ambiciosos o no hemos puesto toda la intensidad necesaria en las actuaciones”, reconoció ayer el consejero Boi Ruiz, ante la Comisión de Salud del Parlamento catalán. La Generalitat suspende en su intento de reducir el sedentarismo y las tasas de mortalidad por cáncer colorectar o suicidio, entre otros objetivos.

Si hace una semana la Generalitat ya alertaba en un informe hace del aumento de los índices de hospitalización por tentativas de suicidio, el informe de Salud 2013 presentado ayer corrobora de nuevo la tarea pendiente del departamento en este apartado. El plan de Salud preveía mantener la tasa de mortalidad por suicidio por debajo de los niveles de 2012 (estaba en un 5,3 por 100.000 habitantes ) y, sin embargo, este dato aumentó casi un punto en 2013, alcanzando una tasa del 6,2. De hecho, el suicidio fue la tercera causa de muerte prematura en hombres y la cuarta en mujeres, solo por detrás del cáncer y de enfermedades isquémicas del corazón.

Salud no consigue reducir la tasa de suicidios y muerte por cáncer de colon

Para combatir estas cifras, la Generalitat ha puesto en marcha el Código Riesgo Suicidio con el objetivo de vigilar a pacientes en peligro. “Con el código suicidio hemos atajado esto y pronto se verán los resultados”, aseguró Boi Ruiz.

El consejero de Salud se excuso también en la situación económica para justificar algunos de los fracasos del plan. “No podemos obviar el contexto económico que ha impactado, especialmente en el sueldo de los profesionales y en la lista de espera. Pero además, en el caso de Cataluña, se añade también un endeudamiento por encima del resto de comunidades”. Ruiz aseguró que los objetivos se están cumpliendo pese a tener una inversión per capita en sanidad de “solo 1.090 euros”.

Aparte de la tasa de suicidios, el plan de salud de Boi Ruiz también falla en su intento por reducir el sedentarismo y las tasas de mortalidad por enfermedades respiratorias y mentales. “Es necesario intensificar el ritmo para alcanzarlos”, reza el informe. El departamento avanza, en cambio, a buen ritmo, en lo que se refiere a aumentar un 5% la esperanza de vida con buena salud o reducir un 20% la mortalidad por enfermedades circulatorias, el 10% por cáncer y el 15% por ictus.

Ruiz: “O son objetivos muy ambiciosos o no pusimos la intensidad necesaria”

El consejero de Salud también se refirió ayer a otro de los aspectos que recoge el plan de salud, referente a transformar el modelo asistencial y organizativo del sistema sanitario catalán. Boi Ruiz volvió a defender ante la comisión parlamentaria un modelo descentralizado y gobernado desde el territorio. Ruiz salió al paso de las voces que lo acusan de querer privatizar y desmembrar el Instituto Catalán de la Salud (ICS) —al hilo del nuevo consorcio que pondrá en marcha en Lleida unificando todos los centros sanitarios de la provincia— y aseguró que defiende el modelo sanitario público. “Queremos un sistema público, pero no nos planteamos que esté nacionalizado ni privatizado, solo que responda a las singularidades de Cataluña”, apostilló.

Más información