EL FUTURO DE LAS CAJAS VASCAS

La estrategia de EH Bildu en Kutxa genera voces críticas en sus filas

Acusan a la coalición soberanista de seguir la “lógica clientelar” del resto de partidos

La estrategia que ha emprendido la izquierda abertzale contra el proceso de transformación de Kutxa en una fundación bancaria no concita el apoyo unánime en sus filas. Surgen voces discrepantes en el seno de la coalición por la “lógica clientelar” que EH Bildu ha emprendido contra la “actual deriva” de la caja de ahorros guipuzcoana. Julián Zapiain, portavoz de la agrupación Biltzen, que aglutina a impositores y clientes “soberanitas y de izquierdas”, con 12 representantes en la asamblea de la entidad, se muestra crítico con la “dinámica de confrontación partidista del quítate tú para ponerme yo” en la que participan todos los partidos, incluida la izquierda abertzale.

En un artículo de opinión remitido a este diario, se pregunta si las formaciones políticas están dispuestas a “abandonar la lógica clientelar que prioriza al propio entorno en lugar de a referentes sociales no partidistas”. Zapiain hace un llamamiento a “deshacer la concepción organizativa que entiende a los partidos como un fin en sí mismo y no como un medio para lograr beneficio social”.

Zapiain, profesor de Informática de la UPV y consejero en Kutxa desde 1989, asegura que el origen del proceso de bancarización de las cajas se produjo cuando Kutxa “transfirió todo su negocio financiero a BBK Bank SAU”, ahora Kutxabank, una “decisión apoyada por la izquierda abertzale tras un nada transparente proceso negociador” entre Mario Fernández y Joseba Permach. Ese fue, a su juicio, “el desencadenante de un proceso de liquidación organizativa y modificación de áreas de negocio prioritario” de Kutxa.

También discrepa de la “alternativa fundación ordinaria” que ahora promueve la Diputación de Gipuzkoa, cuyo contenido “nunca se ha discutido en foro alguno”, porque “las decisiones se toman en otro estamento”. Hace alusión a la decisión de EH Bildu de renunciar a los dos representantes que le corresponden a esta coalición en el consejo de administración de Kutxabank, lo que permitió a la postre que “los cuatro administradores [en representación de Kutxa] sean tres del PNV y uno del PSOE”. “Los partidos que gobiernan tanto Kutxabank como BBK, Kutxa y Vital se han asegurado el nombramiento de al menos ocho de los patronos en la nueva fundación bancaria, siguiendo la lógica clientelar de control absoluto del sistema de cajas”, se queja Zapiain.

Además de criticar la falta de un debate “imprescindible” sobre la actual “deriva” de la caja, asegura que “el debate también se obvia con el desapego y la no implicación de la izquierda abertzale”, a la que cuestiona por qué no ha propuesto para el patronato de Kutxa a “personas que representen a organizaciones sociales de prestigio”, como Médicos sin Fronteras, Intermon Oxfam o Greenpeace”. Lamenta que no se haya contactado con el Instituto Universitario de Economía Social Gezki, y censura que la presencia de los clientes, “propietarios reales de las cajas”, en la futura fundación bancaria sea “nula”.

Kutxa-Kutxabank. Prest gaude?

JULIÁN ZAPIAIN

¿A qué?

(i) A abandonar la lógica clientelar que prioriza al propio entorno en lugar de a referentes sociales no partidistas, a obviar dinámicas que atienden a las propias necesidades organizativas aunque el seguirlas lleve a la desafección ciudadana, alejándonos por tanto de incidir en el conjunto de la sociedad.

(ii) A deshacer en la práctica la concepción organizativa que entiende a los partidos y organizaciones como un fin en si mismo, y no como un medio para lograr beneficio social para la sociedad en su conjunto. Enmarcado ello en una crisis de representatividad que identifica como iguales a la totalidad de opciones políticas.

El no actuar en esa doble línea implica dejarse llevar a la dinámica de confrontación partidista del ‘quítate tú para ponerme yo’, donde la casta política extractiva tan cómoda se halla.

Desde las opciones soberanistas de izquierda, ¿podremos visualizar la existencia de otros modos y maneras ,pero no en discurso sino en la práctica real? ¿Seremos capaces de responder a la sociedad más activa, preocupada e interesada en afrontar desde su protagonismo la enorme cantidad de problemas que le atañen?

Hace casi dos años desde la IA, tuvieron la deferencia de proponerme encabezar la lista de representantes de impositores-clientes de Kutxa en el marco del proceso electoral de renovación de la Asamblea General de la Entidad. Biltzen se denominaba esa opción soberanista de izquierda entre los clientes de la caja gipuzkoana que, ya entonces, tenía transferido todo su negocio financiero a BBK Bank SAU de nombre comercial Kutxabank, SA.

Esa decisión, apoyada por la IA tras un nada transparente proceso negociador, ha sido el desencadenante de un proceso de liquidación organizativa y modificación de áreas de negocio prioritario, que culminará con un Banco y unas entidades tenedoras de su capital social bajo estructura de Fundación Bancaria (FB).

Desde entonces poco hemos intercambiado-debatido-unificado posturas y opiniones. He discrepado y aún hoy lo hago en esa ‘alternativa fundación ordinaria’, discrepancia personal, pues nunca se ha dispuesto de foro alguno donde discutir como tal candidatura de clientes, y por tanto desconozco las opiniones del resto de integrantes de la misma.Las decisiones se toman en otro estamento.

En diciembre de 2012 se produjo un hecho inusual dada la deriva posterior del estamento, el Consejo de Administración (CA) de Kutxa decidió por unanimidad que los cuatro representantes que nombra en el CA de Kutxabank, SA se ‘repartieran’ según la presencia real de los distintos partidos en la Asamblea General de Kutxa (2 EH BILDU, 1 PNV, 1 PSOE). Los dos que ‘correspondían’ a EH Bildu nunca se ocuparon al hacer esta opción dejación de la posibilidad de proponer, permitiendo que los cuatro administradores fueran 3 del PNV y 1 del PSOE.

En este momento nos encontramos en una situación de pronta desaparición definitiva de Kutxa como caja de ahorros. El próximo 24 de octubre se celebrará su última asamblea general. La entidad nº 2431 en el registro del Banco de España, referenciada como caja de ahorros que realiza de modo indirecto su actividad financiera, iniciará el proceso de desaparición del registro y de la vida social. En la financiera actúa por delegación de Kutxabank, SA.

En su lugar nacerá la fundación bancaria Kutxa gobernada por un patronato de 15 miembros que, nombrado inicialmente en la propia asamblea del día 24, se irá renovando en 12 de sus miembros por votación en el propio patronato (régimen de cooptación). No se ha sido tan ‘insensible’ como en BBK y Vital, se reserva a las juntas generales la posibilidad de PROPONER candidatos, pero estos deben ser ratificados por los patronos.

Los partidos que gobiernan tanto a Kutxabank SA como a sus tres propietarios (BBK, Vital, Kutxa), se han asegurado el nombramiento de por lo menos 8 de los patronos en el patronato de la nueva FB, siguiendo con la lógica clientelar de control absoluto del sistema de cajas iniciada desde el año 1985 con la aprobación de la ley de órganos rectores de cajas de ahorro (LORCA). Aquí se encuentra la verdadera transgresión al enfoque imperativo de despolitización de la gestión que desde el Eurogrupo se plasmó en el llamado MoU.

Exigiendo este medidas de gobernanza que primaran la despolitización, se ha caído en su nivel máximo. Ya no sólo la gestión sino las propias entidades y sus recursos, caen en manos del sistema de extracción de rentas de la casposa casta extractiva. Y para siempre.

Recordemos lo que se nos decía en plena estrategia de distracción ante el expolio que se estaba perpetrando: Las cajas son obsoletas, su estructura y función no se entienden en Europa…pero sin embargo no decían que el 25% de la totalidad del sistema financiero en la UE se corresponde a las características de las extintas cajas del estado.

El mismo reino de España , en el Titulo I de la ley 26/2013 las normativiza a futuro, mientras que dedica el Título II a las FFBB. Todo un ejercicio de trampantojo (Trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es).

En este momento para evitar la transformación de Kutxa en FB habría, además de reducir la participación en Kutxabank, SA a menos del 10%, que renunciar a nombrar administrador alguno que represente a Kutxa en los órganos de gestión y dirección del banco. ¿Alguien ha analizado este aspecto?, ¿Alguien ha analizado las repercusiones de ser Fundación Ordinaria (FO) en lugar de Fundación Bancaria (FB)?.¿A, ¿Alguna mejora en el sistema de gobernanza?

A menos que se considere como mejora el hecho de que el Protectorado del Patronato se ejerciera desde la Comunidad Autónoma y no desde el Ministerio de Economía. O que se obvie el control del Banco de España.

Cierto que el sistema hurta un debate que más que necesario es imprescindible dada la repercusión de la actual deriva, pero también el debate se obvia con el desapego y la no implicación que la IA realiza.

La ausencia de intercambio de pareceres y alternativas impide la visualización en sus justos términos del expolio interesado que se está cometiendo. También propicia ese mensaje de ‘obligación’ y de inexistencia de alternativa tan cómodo para los usufructuadores - propietarios, pero haberla la hay.

¿Por qué desde las posibilidades reales de propuesta de patronos que tiene EH Bildu, no plantea la presencia, en todos los niveles que sea posible, de personas que realmente posean las características que, teóricamente, la ley dice perseguir?

Proponga bien EH Bildu, bien Biltzen a personas que representen intereses de organizaciones sociales cuyo prestigio y ámbito organizativo exceda nuestro marco geográfico. No tenga en cuenta su adscripción a partido alguno sino su valía y adecuación. Con ello eliminaría ese discurso del ‘quítate tú para ponerme yo’ tan cómodo para los partidos del sistema extractivo.

Estoy pensando en organizaciones como Médicos sin Fronteras (MSF),Intermon Oxfam, Greenpeace…

¿Cómo es posible que radicando en Gipuzkoa el Instituto Universitario de Economía Social(Gezki), no se haya contado para nada ni con él, ni con departamento alguno de economía de las universidades que trabajan en nuestro entorno?

¿Cómo es posible que personas de dilatada trayectoria en reivindicaciones de diferente tenor, habiendo demostrado su independencia y capacidad, no hayan sido ni siquiera contactadas en esta etapa de creación de patronatos de las futuras FFBB?

¿Cómo es posible que no se posibilite la visualización de dramas como los procesos de desahucio y más cuando acaban en lanzamiento? ¿O la especulación con la venta de préstamos en ‘condiciones de riesgo’ a fondos de inversión?

Siendo los clientes los propietarios reales de las cajas que se expolian, la prueba es que como mínimo deben representar el 50% de la Asamblea General de las Cajas que se mantengan como tales, con los patronatos de las FFBB su presencia es nula. ¿Cómo es posible que nadie haya pensado en ellos bien para ejercer la acción social de responsabilidad, bien para estar presentes, a través de organizaciones de consumidores, en los nuevos patronatos?

La respuesta está clara, se priman adhesiones, se buscan afinidades y complicidades, se busca la lógica clientelar, pues…a enfrentarse a ella llaman.

La alternativa está ahí, que las opciones de país y de la sociedad en su conjunto posibiliten la presencia de personas implicadas en la acción reivindicativa colectiva, abominando del clientelismo y centrándose en el mérito de la implicación. Se puede y se debe afrontar el proceso de denuncia y alternativa desde fuera y, también, desde dentro. ¿Nadie se ha percatado de los aires de indiferencia que soplan cada vez con mayor intensidad en nuestro entorno?

Julián Zapiain es portavoz de la agrupación de clientes Biltzen en la asamblea general de Kutxa

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS