Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo admite un recurso contra el Plan de Cuenca del Júcar

Ecologistas en Acción denunció que el citado plan incumple la Directiva Marco del Agua

La sala tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) ha admitido a trámite un recurso interpuesto por Ecologistes en Acció contra el Real Decreto 595/2014, de 11 de julio, por el que se aprobaba el Plan Hidrológico de la cuenca del Júcar, según ha informado la entidad en un comunicado.

Ecologistes ha explicado que la Directiva Marco del Agua, cuyo objetivo central es la consecución del buen estado ecológico de todas las masas de agua en 2015, incluye la obligación de la puesta en marcha de un Programa de Medidas para alcanzar ese fin, que debería haber estado operativo en diciembre de 2012. El Plan de la Cuenca del Júcar, aprobado en julio de 2014, "incumple en numerosos extremos" esta directiva.

El recurso de los ecologistas ante el Supremo se basaba en diferentes argumentos. En primer lugar, alude a que los objetivos ambientales del plan son "insuficientes y tardíos" y puntualiza que la mayor parte de los Objetivos Ambientales se posponen al horizonte temporal de 2021-2027, "no estando muy claras las justificaciones para ese retraso tan abusivo".

Además, la entidad asegura que el Plan de Cuenca no define el régimen de caudales ecológicos en todas las masas del agua y agrega que la metodología utilizada es "errónea". También advierte de que no se establece ningún requerimiento hídrico proveniente de aguas subterráneas para las zonas humedas de la Mancha (Laguna del Acequión-Albacete, Laguna de los Ojos de San Jorge-Albacete, etc), y que es "muy escaso" para las zonas húmedas de la Comunidad (41,3 hm3 para la Albufera, 7,5 hm3 para la Marjal Pego-Oliva).

El texto presentado por Ecologistas también se refería a la Albufera de Valencia, y señalaba en su recurso que los aportes de agua aparecen en la Normativa al Lago de la Albufera son "insuficientes" (167 hm3 como "necesidades", frente a los aportes de 100 hm3 del anterior Plan), como afirman numerosos estudios realizados por especialistas, Universidades y Administraciones (se exigía un mínimo asegurado de 250 hm3, con una concentración de fósforo de 0,047 mg/l). Esos 167 hm3 son las aportaciones al lago en los años de sequía extrema (1994).

Como asignaciones, en la Normativa del Plan agregaba aparecen caudales ambientales de invierno --33 hm3; 29 hm3 de la C.R. de Sueca y 4 hm3 de la C.R. de Cullera-- y 41.3 hm3 de aguas subterráneas --imposibles de controlar--. De ahí --74,3 hm3-- hasta 167 hm3 vendrán de los retornos agrarios y de las EDAR (Pinedo), o sea 92,7 hm3 de aguas, "en algún caso de ínfima calidad".

"No se define la calidad química de esos aportes. Ya el Plan avisa de que es posible que esos caudales ni tan siquiera lleguen a la Albufera. No se especifican esas actuaciones y de dónde procederán esos caudales no contemplados en las asignaciones, y en detrimento de qué otra asignación".

La entidad también recalcaba en su escrito que el objetivo ambiental de la Albufera "se definió en el último momento", y supone en 2021 una concentración de clorofila de 90 microgramos/l (estado ecológico malo) y 30 microgramos/l (estado ecológico aceptable) en 2027, frente a los 100 microgramos/actuales. Por último, señalaba en su recurso que las asignaciones "superan los recursos reales".

Los recursos totales de la cuenca del Júcar son 2.302,1 hm3, sumando los recursos convencionales a los no convencionales (desalación, reutilización y recursos externos). Las asignaciones suman un total de 2.284,67 hm3. El recurso explica que aunque parece que las asignaciones cuadran con los recursos, "si analizamos los nueve diferentes Sistemas de Explotación, los desequilibrios son más evidentes". "En el Sistema Júcar las asignaciones suman un total de 1.341,2 hm3 y los recursos son de 1.176 hm3. No se contabilizan las asignaciones de los ríos Magro y Albaida, que no se cuantifican en la Normativa. En el Sistema Palancia-Los Valles las asignaciones suman un total de 68,6 hm3 y los recursos son de 60,4 hm3. Es decir, se han asignado recursos en el papel que no existen en la realidad, lo que consolida la situación generalizada de sobreexplotación de los recursos hídricos", advertía.