Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sorpresa flamenca en la Plaza Nueva

La bailaora Pastora Galván participa en un 'flashmob' en Sevilla

Un momento del 'flashmob' en la Plaza Nueva de Sevilla. Ampliar foto
Un momento del 'flashmob' en la Plaza Nueva de Sevilla.

Niños pequeños en primera fila, decenas de cámaras de móviles frente a los rostros, personas subidas en las farolas, encaramadas al monumento al rey San Fernando de la Plaza Nueva de Sevilla. Sonrisas, palmas, oles, expectación. Para la sorpresa de algunos y la ansiada espera de otros, la bailaora Pastora Galván ha roto allí a bailar entre la gente a las 13.00 de este domingo, vestida con pantalones vaqueros, camisa y chalequillo rojo. Ha sido en un flashmob (baile multitudinario) organizado por la Bienal de Flamenco de Sevilla, que termina hoy tras 24 días de arte ininterrumpido por los escenarios de la ciudad.

Desde unos altavoces, el cante de José Valencia y el toque de Ramón Amador en la bulería Triana ha animado a Galván a dar los primeros pasos, y de momento, decenas de personas a su espalda han comenzado a seguirla. Una niña pequeña con una falda pomposa de lunares blancos, mujeres asiáticas, rusos, gitanos, todos siguiendo los movimientos de su admirada bailaora sevillana... Los participantes han estado semanas preparando este espectáculo sorpresa cuya coreografía fue colgada en Youtube en verano por la Bienal de Flamenco para que todo el que quisiera pudiese participar en el flashmob ensayando este fragmento de Triana, que pertenece al anterior espectáculo de Pastora Galván.

Los curiosos han comenzado a rodearlos hasta llegar a ser más de 200 personas, entre ellas, decenas de turistas, familias, jóvenes y chicas vestidas con camisetas rosas flourescente que venían de participar en la Carrera de la Mujer que se ha celebrado esta mañana en Sevilla. También estaba la rusa Anastasia Zakarova, que tras terminar el espectáculo se ha acercado a la bailaora corriendo para pedirle un autógrafo. "Es emocionante. Anoche fui a ver su espectáculo y cuando terminó se me puso la piel de gallina, se me quedó el cuerpo frío", dice. "En Rusia, las academias enseñan a bailar con sus vídeos, me encanta", detalla.

Tras ella, decenas de personas se han acercado a la bailaora para tomarse fotos y pedirle autógrafos. Cerca de media hora ha estado Galván con sus admiradores. "Estoy encantada de haber participado en esta idea. Me lo propuso la Bienal y de momento dije que sí. Esto es bailar con la gente de mi tierra, además, mi baile es muy cercano a la calle. Lo repetiría", ha dicho Galván tras la actuación. "Había algunos que se sabían los pasos hasta mejor que yo", ha añadido generosa.