Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Intervención detecta sobrecostes millonarios sin justificar en Feria Valencia

El informe revela que la ampliación del recinto se hizo sin controles del patronato ni de la Generalitat

El expresidente de Feria Valencia, Alberto Catalá, con la presidenta del patronato y alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en junio de 2013.
El expresidente de Feria Valencia, Alberto Catalá, con la presidenta del patronato y alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en junio de 2013.

La ampliación de Feria Valencia se hizo de forma irresponsable y sin controles ni del patronato ni de la Generalitat. Es la conclusión de un informe encargado por la Consejería de Hacienda y cuyos principales detalles publica el medio digital Valencia Plaza. La Intervención General de la Generalitat Valenciana detecta incluso facturas falsas de elementos que no existen o que fueron creados para compensar otras actuaciones

Según el informe, las obras de modernización y ampliación del recinto ferial incurrieron en abundantes sobrecostes multimillonarios que, en muchos casos, no se justificaron y carecieron de de los controles y criterios técnicos preceptivos.

El importe de la inversión final en construcción e instalaciones sufrió una desviación del 86,27% respecto al proyecto inicial (más de 252 millones de euros). Una parte corresponde a nuevos proyectos incorporados al plan previsto (98,37 millones), y el resto a modificaciones del valor inicial de la construcción.

Estas obras se realizaron bajo el mandato de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá (presidenta del patronato de Feria Valencia), Alberto Catalá (presidente de la institución), la ahora diputada del PP en el Congreso Belén Juste (directora general) y Carlos de Vargas (directivo responsable de las obras de ampliación).

El informe revela que se llegaron a registrar sobrecostes no justificados de hasta el 160%. Por ejemplo, el proyecto de fuentes, estanques y plazas del recinto se facturó por nueve millones de euros, pero los técnicos estiman un coste real de cinco (un sobrecoste del 79,87% sin justificar). O las calderas de los nuevos pabellones, que se facturaron por 1,4 millones cuando su valor real es de 0,9 millones (un sobrecoste del 28,4%). También los proyectos incluidos en el apartado de decoración tuvieron un sobrecoste del 106% global, que en el caso de las tiendas comerciales fue del 145%.

El informe apunta la existencia de facturas falsas al destacar que "hay elementos cuya existencia no ha podido ser constatada, algunos otros que no se corresponden en absoluto con elementos facturados e incluso facturación de elementos que corresponde en su mayor medida a consumibles cuyo único objeto parece corresponder a la compensación de otro contrato". Asimismo, la contratación se realizó sin los requisitos de publicidad y concurrencia de ofertas que la Intervención considera que debe seguir una institución pública.

La Intervención dedica un capítulo específico al mobiliario con que se equipó Feria Valencia, en el que subraya que "la totalidad de las adquisiciones de mobiliario" fue realizada "mediante decisión unilateral de la directora general [Belén Juste] y fueron contratadas directamente bajo pedido con el proveedor elegido por dicha persona, sin solicitar ningún otro presupuesto con el que contrastar o ponderar el precio razonable del material adquirido, en muchos casos por encima de la media de productos que podrían cumplir la misma función".

"A título meramente enunciativo", el informe realiza comparaciones de lo que se pagó por estos muebles con el precio de productos similares, constatando diferencias del 647% en las sillas para conferencias, del 508% en las mesas, del 265% en taburetes o del 132% en sillones de descanso.

La ampliación de Feria Valencia se aprobó por el patronato en 2001 aunqe sufrió modificaciones tres años después, El proyecto inicialmente se valoró en 325 millones de euros, pero acabó costando 587.

"Vamos a esperar"

El presidente de Feria Valencia y de la patronal valenciana Cierval, José Vicente González, ha declarado este lunes al conocer la noticia que el documento publicado consiste en un "borrador" o "informe provisional", y que ante el mismo la institución ha presentado nueva información requerida por la Intervención de la Generalitat. "Hemos aportado todo lo que teníamos", el "dossier es una biblia" ha afirmado González, que se hizo cargo de la feria hace unos meses, en un paso de los empresarios para tomar el control y cambiar la gestión del dimitido Alberto Catalá, que llevó la institución a una situación de quiebra.

El presidente de la patronal ha declinado hacer valoraciones sobre el contenido del informe encargado a la Intervención por Hacienda; "no tengo juicio sobre el tema", "vamos a esperar" a que esté el informe definitivo, ha dicho González. "No podemos hacer nada más de lo que hemos hecho", ha agregado, tras subrayar que los hechos cuestionados son muy anteriores a su llegada a la presidencia de la feria.