Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos buscan a un hombre que ha apuñalado a cinco personas en Lleida

Uno de los heridos está en estado crítico y otros cuatro, en estado grave

Una de las personas agredidas, con el cuchillo clavado en la espalda, espera a que lleguen los facultativos del SEM.
Una de las personas agredidas, con el cuchillo clavado en la espalda, espera a que lleguen los facultativos del SEM.

Un hombre apuñaló este lunes sin mediar motivo a cinco personas en distintas calles de Lleida. Todos los efectivos disponibles de los Mossos d'Esquadra y de la Policía Local están peinando  la ciudad para tratar de localizar y detener al agresor. Los hechos se produjeron entre las 17.15 y las 18.15 horas de la tarde del lunes, cuando un desconocido protagonizó esta inusitada cadena de ataques indiscriminados en la capital del Segrià: Cuatro de las víctimas están graves y otra se debate entre la vida y la muerte.

El agresor, según algunos testigos, tiene alrededor de 35 años, la piel oscura y en el momento de las agresiones iba vestido con bermudas verdes y camisa azul a rayas. Uno de los apuñalamientos se produjo en la calle de Príncep de Viana, dos en el paseo de Ronda, uno en Ramon Llull y otro en el Segon Passeig de Ronda, donde a la víctima fue objeto de una agresión de tal violencia que el cuchillo se le quedó profundamente clavado en la espalda.

Entre los heridos hay cuatro hombres y una mujer, de 40 años y de origen marroquí, que por la noche estaba siendo operada en el hospital Arnau de Vilanova de Lleida. Los otros heridos ingresados en el Arnau son tres hombres, de 26, 40 y 37 años. Uno de ellos es de origen chino, otro procede de Sudamérica y el tercero es español. La cuarta víctima, la más grave, la del cuchillo en la espalda, es un hombre de origen paquistaní de unos 60 años.

El ataque se ha producido de forma indiscriminada y sin mediar palabra

Todas las víctimas son personas que en aquellos momentos paseaban por la calle. Los ataques se produjeron de forma aleatoria y sin mediar palabra en ningún caso. Tras la última agresión, el autor de las puñaladas huyó en dirección a los barrios periféricos de Pardinyes y Balàfia. Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Lleida movilizaron de inmediato a todos los efectivos para tratar de localizar al agresor. El dispositivo se mantenía abierto a última hora de la noche.

El jefe de la Región Policial de Ponent de los Mossos, Josep Lluís Rossell, intentó tranquilizar a la opinión pública, pese a que el autor no había sido detenido y la desazón era notoria en la ciudad. Rosell restó importancia a algunas informaciones que estaban circulando por las redes sociales en el sentido de que los hechos tenían que ver con el islamismo radical. El mando de Los Mossos no quiso dar pábulo a algunas voces que aseguraban que el yihadismo era el origen de la agresión. Aún así, no quiso cerrar ninguna hipótesis, ya que el agresor asestó las puñaladas a sus víctimas sin intercambiar con ellas ninguna palabra.

Los Mossos detuvieron a varias personas que respondían a la descripción facilitada del presunto agresor, pero les acabaron dejando libres.