Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peregrinaje de un activista social

La película ‘Mai és tan fosc’, un documental sobre la trayectoria del economista y agitador Arcadi Oliveras y las movilizaciones del 15-M

Arcadi Oliveras en una de las concentraciones del 15-M Ampliar foto
Arcadi Oliveras en una de las concentraciones del 15-M

Camina deprisa, espalda un poco encorvada y con un gesto de preocupación que a duras penas se le borra de la cara. Es un plano del economista y activista de Justicia i Pau Arcadi Oliveras que se repite en la película Mai és tan fosc, realizada por una joven directora de cine, Erika Sánchez, y en cartelera —cines Verdi— desde el viernes. Se trata de una roadmovie que sigue las constantes idas y venidas de Oliveras entre la universidad —es profesor de Economía de la Autónoma de Barcelona— las conferencias que suele dar en diferentes puntos de España y, sobre todo, sus intervenciones en las concentraciones en la plaza de Catalunya en el 15-M (2011), las cargas de los mossos tras el cerco al Parlament —junio del mismo año— y algunas de las manifestaciones contra los recortes, en mayo de 2012. Pero también una película que explica, por boca del propio Oliveras, los oscuros años del franquismo —la caputxinada que le valió tres días de calabozo— las esperanzas de la llegada de la democracia y las decepciones. La deuda económica, el papel de las entidades financieras —”ladrones, ladrones”, clama —, no queda títere con cabeza. Por otro lado, plasma su fe en la movilización social. “De una cosa se pasó a otra, del germen del 15-M, que era genérico, se pasó a las movilizaciones sectoriales por los recortes de la educación, de la sanidad y los desahucios; y desde ese punto surgieron fenómenos como Podemos y Guanyem Barcelona. Todo tiene una lógica”, explica Oliveras que también está involucrado en el proceso constituyente “Si, si, yo apoyo el proceso y estoy por la independencia pero no solo la de cambiar de bandera, o abandonar la “ñ” por la “ny”, sino la que suponga un verdadero cambio en la banca, en la economía, en la política ecológica o en la de inmigración”, contesta al ser preguntado sobre su posición respecto a la consulta catalana que, afirma, duda de que finalmente se pueda celebrar.

Debates serios, problemas sociales, mucha imagen oscura en la película. Parece un poco contradictorio con su título.”El mundo no está bien pero el mensaje es que el sol saldrá siempre, yo soy optimista”.

Mai és tan fosc ha sido la primera película de Erika Sánchez que, en realidad, recibió el encargo de Justicia i Pau de hacer un video divulgativo sobre la figura y el pensamiento del activista. “Al ver lo que ocurría con él y el movimiento del 15-M planteamos a la productora —Daria Esteva—que debía ser una película”, explica Sánchez. Se ha sufragado, en parte, por medio del crowdfunding de unos 300 mecenas: “Gente que le conoce y muchos del movimiento 15-M”. La película tardó un año en rodarse, un tiempo en el que a Marcel, uno hijo de Oliveras, le diagnosticaron un cáncer y falleció.Una dura circunstancia que también refleja la película, entre el ir y venir del activista.