Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña vive un verano atípico, sin alertas por incendio y siete por lluvias

Las precipitaciones han sido las más cuantiosas de las últimas décadas

Piedras de granizo caídas el pasado sábado durante una fuerte tormenta en Torelló.
Piedras de granizo caídas el pasado sábado durante una fuerte tormenta en Torelló.

Cataluña ha vivido este año un verano atípico, con ninguna alerta por incendio forestal y siete por lluvias, ante el riesgo de inundaciones por la abundancia de las precipitaciones, las más cuantiosas de las últimas décadas en un periodo estival. Según datos de la Dirección General de Protección Civil a lo largo de este verano la alerta del plan de incendios (Infocat) no se ha tenido que activar en ninguna ocasión, ya que solo uno de los casi 170 incendios forestales ha sido relevante, mientras que la alerta de inundaciones (Inuncat) se ha activado siete veces (la última el pasado viernes) y se ha mantenido operativa durante once días.

Estas cifras son muy parecidas a las del pasado año, que también fue atípico, pero mantienen grandes diferencias a las de un verano habitual, como los de hace dos o tres años, con más alertas por incendios que por lluvias.

Las lluvias de este verano han sido las más cuantiosas de las últimas décadas, según el Servicio Meteorológico de Cataluña, mientras que durante esta campaña forestal -que aún no ha finalizado-, ha habido hasta ahora 166 incendios, que han calcinado 923 hectáreas, muy lejos de las diez mil de 2012, según datos de los Agentes Rurales.

Las cifras de este verano  son muy parecidas a las del pasado año, que también fue atípico

En un verano tan lluvioso, la alerta por el Inuncat se ha activado en siete ocasiones y se ha mantenido operativa durante doce días, casi igual que en 2013, cuando se activó también en seis ocasiones (por espacio de diez días), mientras que en verano de 2012 se activó la alerta en una ocasión, durante un día, y en 2011 en dos ocasiones, durante dos días.

Respecto a la alerta por incendios (Infocat), a lo largo de este verano no se ha tenido que activar, mientras que el pasado año se activó dos ocasiones, durante dos días; en 2012 durante 18 días y en 2011 durante nueves días.

Además, durante este verano en 22 días ha estado activa la prealerta del plan de inundaciones (fueron 23 días en 2013, 6 en 2012 y 3 en 2011) y en 9 días ha estado vigente una prealerta del plan de incendio (los mismas que en 2013, frente a las 32 de 2012 y las 18 de 2011). A lo largo de esta campaña forestal de verano -que se inició el pasado 15 de junio y que finalizará el próximo 15 de septiembre-, ha habido 166 incendios forestales, que han calcinado 923 hectáreas, según datos del cuerpo de Agentes Rurales.

De esta forma, desde el año 2008 no se producía una campaña de verano con menos incendios forestales, ya que entonces hubo 143. No obstante, si se tiene en cuenta la superficie de masa forestal quemada, este verano se han calcinado 923,9 hectáreas -en su mayoría en el incendio de Tivissa del pasado mes de junio-, frente a las 261 del pasado verano, las 10.146 de 2012, las 543 de 2011, las 350 de 2010 y las 2.058 de 2009.

El principal desencadenante de este verano tan atípico ha sido la abundancia de lluvias, que según el Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) ha recogido cantidades "extremadamente abundantes" de precipitaciones, las más cuantiosas de las últimas décadas en un mes de agosto. Según el SMC, el verano apenas ha registrado olas de calor y ha sido lluvioso y muy lluvioso en la mayoría de las demarcaciones catalanas, donde se han superado ampliamente las medias climáticas.