Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tirón del Mundial de Baloncesto reaviva la rivalidad Bilbao-Barakaldo

Las dos ciudades vizcaínas organizan actividades simultáneas durante los partidos

Un operario prepara una de las canastas en el BEC de Barakaldo.
Un operario prepara una de las canastas en el BEC de Barakaldo. AP

La fiesta que rodea el Mundial de Baloncesto se juega en dos canchas. El viernes, mientras DJ Jazzy Jeff pinchaba cerca de la fan zoneoficial del Arenal bilbaíno, Barakaldo vivía una velada entonada por el viejo rock de Loquillo, protagonista de la primera noche de conciertos en los alrededores del Bilbao Exhibition Center (BEC), donde desde ayer se disputan los partidos. Bizkaia calcula que el evento aportará 30 millones de euros a su economía. Barakaldo se llevará siete.

“Beneficia a todos”, anunciaba esta semana el portavoz de Promoción Económica de Diputación, Imanol Pradales. La copa ha abierto, sin embargo, un nuevo capítulo en la larga disputa —casi siempre con el BEC de por medio— entre la capital vizcaína y la segunda ciudad más poblada de la provincia (la cuarta en todo Euskadi).

“Queremos reivindicar nuestro sitio en el mapa”, subrayaba este martes el alcalde de Barakaldo, Alfonso García. “Incluso se había eludido dar nuestro nombre en la presentación en Miribilla, que no reunía las condiciones”. La alcaldía decidió tomar la delantera y aprovechar la explanada que rodea el BEC para levantar cinco carpas de hasta 6.000 metros cuadrados que dan cabida estos días a un programa alternativo abierto hasta el 5 de septiembre.

Pero esta bifurcación no llega como sorpresa. El pasado febrero, el Ayuntamiento reabrió la batalla cuando aprobó la moción para sustituir Bilbao de las siglas del BEC por Barakaldo o Bizkaia. El portavoz del PSE, Carlos Fernández, señalaba entonces que este era un ejemplo de “colonización capitalina”, que da el “prestigio” a Bilbao y que hace que las “ciudades colonizadas”, entre las que citó Santurtzi con su puerto o Loiu con el aeropuerto, tengan que “pagar la factura de las infraestructuras”.

“Podemos convivir con Bilbao, pero no dejarnos fagocitar”, afirma el alcalde de Barakaldo, Alfonso García

La junta general del palacio, propiedad del Gobierno vasco, Diputación de Bizkaia y (con una inversión menor) ambos ayuntamientos, denegó la petición. Barakaldo, por su parte, decidió en mayo no apoyar el nuevo crédito de 150 millones de euros, “por falta de transparencia”. La inversión del BEC siempre ha sido muy cuestionada por el organismo, sobre todo desde que el Bilbao Basket se trasladó de sus instalaciones a Miribilla, construido ex profeso para el equipo.

García reconoce, sin embargo, que es posible que este conflicto no existiera si el mismo partido gobernase ambas urbes. “Hago lo que es mejor para mi ciudad. Barakaldo puede convivir con Bilbao pero no puede dejarse fagocitar. Eso sí, mi relación con Areso (PNV) es excelente”.

Uno de los puntos clave para entender el despliegue de este Barakaldo Basket Hiria es la coordinación del Ayuntamiento con asociaciones de comerciantes y hosteleros. Alcaldía ha hecho una inversión de casi 200.000 euros, que asciende casi a medio millón con lo aportado por patrocinadores, comerciantes y hosteleros. Las carpas, que albergan conciertos, bares y otras actividades incluso en los días sin partido, han creado más de 300 puestos de trabajo. La sintonía no ha sido tal en Bilbao, donde Areso criticó el viernes que los comercios “desaprovechen” el domingo del Mundobasket para abrir sus establecimientos.

“Queremos que sea un escaparate de la imagen de Barakaldo a largo plazo”, resumía el presidente de la asociación de hosteleros, Juan Carlos Sainde. Churrerías, pastelerías, pollerías, tiendas de moda... muchos de los comercios y hosteleros baracaldeses están representados junto al BEC para aprovechar la afición que sale y entra a los partidos. Su objetivo: retenerla para que no se vaya a los hoteles de la capital, como ha ocurrido en otros eventos. “Había demanda de hosteleros y comerciantes”, explica García. “Queremos que conozcan la ciudad junto al BEC”, señalaba la presidenta de los comerciantes, Ana Morgado.

El director delegado del gabinete del alcalde de Bilbao, Andoni Aldekoa, reconocía esta semana que les habían hecho “propuestas de abrir más fan zones en de Bilbao”, pero que al final decidieron limitarse a la de FIBA, para que los visitantes pudieran “moverse por la ciudad”.

Será Barakaldo, por ejemplo, la que hospede a las selecciones de Finlandia, que hoy emitirá desde el Hiria un programa en directo para los 7.000 seguidores desplazados y los que se han quedado en sus casas, y Ucrania. “El nombre Barakaldo debe ser reconocible en el mundo y hay que mostrar que aquí hay oportunidad de negocio”, clama García: “Se empeñe quien se empeñe, el Mundial se juega en Barakaldo”.