Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y los socialistas tienden puentes ante el previsible fracaso del 9-N

El Gobierno prevé que el Tribunal Constitucional suspenda en pocos días la ley catalana y la consulta tras la presentación del recurso

Pedro Sánchez, en el centro, junto a Miquel Iceta, en el congreso del PSC de julio
Pedro Sánchez, en el centro, junto a Miquel Iceta, en el congreso del PSC de julio

Ante el previsible escenario de que la consulta soberanista que Artur Mas convocará para el 9 de noviembre no pueda llegar a celebrarse, CiU y los socialistas están tendiendo puentes para facilitar una salida al muy complicado escenario político que se vivirá en Cataluña a partir de esa fecha, según admiten fuentes de ambas partes.

El próximo lunes comienza un intenso mes en el que tiene que ocurrir casi todo y será en esos días cuando nacionalistas y socialistas visualizarán su acercamiento en tres citas. El miércoles día 3, el presidente catalán recibirá en el Palau de la Generalitat al líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien le ofrecerá su propuesta de reforma federal como la mejor manera de resolver el encaje de Cataluña en España e intentará disuadirle de que convoque la consulta.

Esa misma semana, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se reunirá con el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, y el mismo miércoles por la tarde los socialistas catalanes acudirán a una cumbre convocada por la Vicepresidencia de la Generalitat en la que la consejera Joana Ortega detallará a los partidos del bloque soberanista todo el operativo técnico previsto en el caso de que la consulta se celebrase.

Las tres citas tendrán lugar a pocos días de una Diada que se prevé como una nueva demostración de movilización del independentismo y antes de que Mas complete su hoja de ruta secesionista: aprobación de la ley catalana de consultas por el Parlamento autónomo y convocatoria del referéndum, probablemente el 19 de septiembre.

A partir de ahí, Mas entiende que ya ha cumplido su compromiso político y por eso anuncia en privado que no podrá sacar las urnas a la calle. Esa negativa irrita a Esquerra Republicana, el socio parlamentario de CiU, que ya ha advertido de que si no hay consulta no volverá a pactar con la federación.

En ese escenario es en el que los socialistas pueden jugar un papel de muleta de Mas si este opta por seguir gobernando y no adelanta las elecciones. Iceta se ha ofrecido ya como socio si se renuncia a la consulta.

Los nacionalistas rechazan la propuesta de reforma federal del PSC y el PSOE al estimar que “esa pantalla ya se ha pasado”, pero valoran que hayan movido ficha y que los socialistas catalanes apoyen la ley de consultas, aunque opinen que no puede servir como amparo para el 9-N.

Mas e Iceta mantienen una relación fluida. Prueba de ello fue el almuerzo que mantuvieron el pasado 21 de julio en la Generalitat, cuando apenas habían pasado 48 horas del congreso que encumbró al segundo como líder del socialismo catalán. En cuanto a su reunion con Duran, Iceta lo inscribe en la ronda de contactos que está manteniendo con diversos líderes políticos, pero Unió y el PSC no son partidos independentistas y coinciden en no sacar las urnas a la calle si el Tribunal Constitucional suspende el referéndum. Ese encuentro será discreto, sin cámaras ni declaraciones, como lo fue el de Mas.

Sobre la presencia de los socialistas catalanes en la reunión convocada por Ortega con los partidos soberanistas, Iceta argumenta que “nosotros siempre vamos a los lugares a los que nos invitan”. En este caso será para exponer el no del PSC a la consulta en los términos que se va a producir.

Mientras, el Gobierno aseguró ayer de forma tajante, a través de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que no es importante si Mas convoca el referéndum antes o después de que sea recurrida la ley de consultas. Si lo hace antes, explicó, se harán dos recursos, uno contra la ley y otro contra la propia decisión.

“Si hay suspensión de la ley de consultas el segundo acto -la convocatoria- no se puede realizar. Si no es así, los dos actos se recurrirán paralelamente, pero son cuestiones técnicas”, explicó Sáenz de Santamaría, para destacar lo importante: el Gobierno recurrirá con petición de suspensión, y “en cuanto el Tribunal Constitucional la admita, automáticamente quedarán suspendidos los dos”.

La Generalitat da por hecho el recurso del Gobierno de Rajoy y no dará facilidades para que el Gobierno impida siquiera la convocatoria oficial de la consulta por parte de Artur Mas. Por eso, el mismo día que el Parlamento catalán apruebe la ley, con el único voto en contra de PP y Ciutadans, se publicará el texto en una edición digital de la tarde del Diari Oficial de la Generalitat junto al decreto de convocatoria de la consulta.

Junqueras alerta de los riesgos económicos del ‘no’ de Rajoy

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, considera que el Gobierno central se enfrenta a una “reacción negativa” de los mercados y los inversores internacionales si mantiene su rechazo a la consulta. En una entrevista al Financial Times recogida por Europa Press, el líder republicano asegura que el no de Rajoy hará crecer de nuevo la presión sobre la deuda de española, lo que redundará en la economía y pondrá trabas a las recuperación.

“La deuda del Estado se tiene que pagar con nuestros impuestos y no creo que la mejor manera que tiene el Gobierno español de cumplir con sus obligaciones finacieras sea enfrentándose a sus propios ciudadanos”, sentenció.

Junqueras también cargó contra el Tribunal Constitucional, al que considera una “corte política” deslegitimada para pronunciarse y controlada por PP y PSOE. “No puede ser normal que quieran ser jugadores y árbitros en el mismo partido”, sentenció. Para el líder republicano, no puede ser ilegal que los catalanes voten.

Más información