La policía sospechaba que el pederasta estaba a punto de actuar otra vez

La delegada de Gobierno le califica como "enemigo público número uno"

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, y el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez.
La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, y el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez.Carlos rosillo

La policía mantenía mucho silencio pero muchos agentes de la Jefatura Superior de Madrid estaban en alerta ante el riesgo de que el pederasta de Ciudad Lineal atacara de nuevo. Y pese al dispositivo de vigilancia, el delincuente más buscado de Madrid cumplió con su cadencia y secuestró el pasado viernes a una niña de siete años de origen dominicano. Los investigadores de la Operación Candy (golosina en inglés), que están dedicados en exclusiva a detener a este criminal, están cada vez más convencidos de que el rapto del pasado viernes ha sido obra del pederasta, ya que coinciden muchos datos del suceso.

El primer secuestro se produjo el 10 de abril en la calle de Torrelaguna, en pleno distrito de Ciudad Lineal. Tras tener a la niña de nueve años y origen español durante cinco horas, la liberó junto a la estación de metro de Canillejas. Dos meses y unos días después, el 17 de junio, volvía a secuestrar de nuevo. En este caso, en la calle de Luis Ruiz, en el barrio de Ascao. Una niña china de cinco años estuvo retenida por este delincuente unas seis horas, tras lo cual fue hallada en la calle del Jazmín, en la otra punta del distrito de Ciudad Lineal.

Y de nuevo, el pederasta volvió a actuar el pasado viernes, el 22 de agosto, es decir, dos meses y cinco días después del último rapto. En este caso la víctima fue una niña de siete años de origen dominicano. El tiempo en este caso fue mucho menos, ya que no llegó a una hora y media. La menor no fue ni drogada ni duchada. La capturó en la calle de Torquemada (Hortaleza) y la liberó en la calle de Mequinenza, en San Blas. Eso sí, coinciden las descripciones del coche (un turismo pequeño) y del propio delincuente.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid confirmaron ayer que los investigadores estaban en alerta ante el riesgo de que volviera a delinquir. "Lo que no sabíamos es si rompería la cadencia al estar de vacaciones o si se había marchado fuera", reconocían fuentes de la investigación.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el jefe superior de Policía, Alfonso José Fernández Díez, llamaron a la tranquilidad y recordaron que la investigación de este caso es de las más complicadas a las que se enfrentan los agentes madrileños. "Es muy laboriosa y extremadamente complicada. Los funcionarios trabajan con gran diligencia y con una dedicación destacable, durante todo el verano, en horario de mañana, tarde y noche", destacó Cifuentes, que calificó al pederasta como "el enemigo público número uno".

Más información

El jefe superior ha diseñado un plan que se pondrá en marcha en septiembre con el inicio del curso escolar. Consiste en una labor coordinada entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal para aumentar la presencia policial en las entradas y salidas de los colegios de los distritos en los que suele actuar el pederasta: Ciudad Lineal, San Blas y Hortaleza, fundamentalmente. También se reforzará la presencia policial en las zonas habituales de juegos de los menores, como parques y zonas infantiles, sobre todo por las tardes y los fines de semana. Se hará de forma conjunta para evitar que algunas zonas importantes queden sin cubrir.

"Sabemos que este dispositivo es de carácter preventivo y que busca crear seguridad en los padres. De ahí que esto permita su detención es otra cosa", destacaron fuentes policiales.

"Debemos frenar la percepción de peligro y de alarma social y eso se consigue con la presencia de agentes uniformados. Es un esfuerzo considerable, pero tenemos que estar en las zonas de recreo de los niños, además de en los colegios", añadió la delegada del Gobierno en Madrid. El consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria, también mostró su máximo apoyo al Cuerpo Nacional de Policía y puso a disposición de los investigadores "todos los medios que necesiten del Gobierno regional". "Hay que conseguir que este miserable esté lo antes posibles entre rejas. Se aprovecha de la inocencia de las víctimas", concluyó Victoria.

Una novedad que pretende poner en marcha la Delegación del Gobierno es la instalación de cámaras de seguridad en los lugares estratégicos que designen los investigadores. Cristina Cifuentes guardó silencio sobre su ubicación y el número que se instalarían. "Si dijéramos dónde están, perderían toda su eficacia", resumió. Su instalación no es precisamente inmediata. El proyecto que diseñe la Jefatura de Madrid debe ser sometido a la Comisión Regional de Videovigilancia, en la que participan el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y la Fiscalía, entre otras instituciones. Estas deben dar el visto bueno sobre su instalación, qué graban y dónde enfocan para evitar que se produzcan intromisiones ilegítimas en la intimidad de los ciudadanos. Eso puede retrasar su instalación unos tres o cuatro meses, como mínimo. Antes de su puesta en funcionamiento, los responsables de la comisión tienen que verlas instalada y comprobar cómo se custodian las imágenes.

El delincuente rapta menores con una cadencia de dos meses

"Las cámaras son un medio eficaz no para evitarlo pero sí es un instrumento para su persecución. Además, pueden servir para cualquier persecución", explicó Cifuentes, que recordó que en la actualidad se están analizando todas las grabaciones de los comercios, instituciones y locales que se encuentren en el recorrido donde haya actuado el pederasta de Ciudad Lineal.

El plan de la Delegación del Gobierno se completa con charlas a las asociaciones de vecinos y a los colectivos de padres y madres de tal forma que reciban consejos para evitar que el pederasta pueda volver a actuar. Se ha aprobado un calendario de conferencias con los progenitores en los tres distritos afectados.

Tanto Cifuentes como Fernández Díez pidieron que no se someta "a tanta presión" a los investigadores de la Operación Candy. "Es la máxima prioridad para la policía pero hay que dejarles trabajar con tranquilidad", resumieron ambos.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción