Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 años retratando la cara del sida

La fotógrafa Darcy Padilla documenta desde 1993 a Julie, portadora de VIH

Jason, tercera pareja de Julie, junto a la hija de ambos, Elisa, meses después de la muerte de Julie en 2010. Ampliar foto
Jason, tercera pareja de Julie, junto a la hija de ambos, Elisa, meses después de la muerte de Julie en 2010.

"Conocí a Julie en el hall del hotel Ambassador, un hotel habilitado como casa de acogida para personas drogodependientes y sin recursos, mientras sostenía un bebé de tres semanas, descalza y con los pantalones a medio caer". Así arranca la exposición documental Family Love de Darcy Padilla, fotógrafa estadounidense, que durante 20 años retrató en San Francisco la lucha por la supervivencia, el amor y los problemas de una joven, Julie, adicta a las drogas y portadora del virus VIH.

Desde que se conocieron, en 1993, la fotógrafa ha retratado la vida de la joven, las circunstancias de pobreza que la rodearon, el nacimiento de sus cinco siguientes hijos, que le fueron retirados por los servicios sociales. Pero también la lucha por la supervivencia y el amor entre Julie y sus hijos. Un seguimiento que no se detuvo con la muerte de Julie en 2010, víctima de su enfermedad, sino que sigue documentándose y en el que puede verse la historia de su última hija, Elisa, y la carta que su primera niña, Rachel, mandó a la fotógrafa para conocer más sobre su madre.

La vida de Julie no fue fácil. Durante años estuvo vagando de albergue en albergue, dependiendo de ayudas sociales, con seis hijos, de tres parejas diferentes y todos con problemas de adicción a las drogas. La autora plasma en una sola historia, la de Julie, la pobreza que viven los países desarrollados, en este caso San Francisco.

Pero también, como asegura su autora, habla de amor, de las relaciones entre madres e hijos y entre dos mujeres que se unen fotográficamente. Una, porque necesita dejar constancia de su vida y de sus problemas, y otra porque está documentando la situación de pobreza que se vive en Estados Unidos. A lo largo de su vida, Julie fue ingresada varias veces en el hospital. Darcy se trasladaba hasta donde ella se encontraba para documentarlo hasta que un día le preguntó si quería que siguiese retratándola:<TB>"Eres la persona que más se ha comprometido con mi vida, haz con ellas lo que quieras. Si estas fotografías me permiten recuperar la pista a mis hijos y les explican que les quiero y que no he podido hacer más ni mejor por ellos, con eso me vale", le respondió Julie.

La fotógrafa plasma la pobreza que sufren muchos ciudadanos en los países desarrollados

La exposición, que se muestra de forma íntegra por primera vez en el Arts Santa Mónica, comienza con la foto de Julie y Jack sosteniendo en brazos a Rachel, con tan solo tres semanas de vida, en el hall del hotel Ambassador (San Francisco) y termina con una carta que la propia Rachel mandó a Padilla, 20 años después, en la que le pide conocer la historia de su madre.

Una historia agridulce, documentada en fotografías en blanco en negro que no deja indiferente y que le ha valido a su autora el prestigio y reconocimiento dentro de la fotografía documental. La muestra, que se incluye dentro del festival de fotografía documental Docfield2014 Barcelona, podrá visitarse hasta el próximo 14 de septiembre.

Julie y Rachel, con tres semanas de vida, en el hotel Ambassador (San Francisco) ampliar foto
Julie y Rachel, con tres semanas de vida, en el hotel Ambassador (San Francisco)

Para los amantes de la fotografía documental, el festival Docfield 2014, que en su segunda edición ha logrado reunir a más de 50 fotógrafos, mantiene todavía varias exposiciones vigentes.

La muestra Love Me, del británico Zed Nelson, que refleja las fuerzas culturales y comerciales que conducen a una obsesión globalizada por la juventud y la belleza. El proyecto explora cómo se está desarrollando una nueva forma de globalización en torno al ideal de belleza, y podrá disfrutarse hasta finales de este mes. La exposición del español Arnau Bach Suburbia, hasta el día 19 de septiembre, refleja la vida de los jóvenes en los subirbios parisinos de Saint- Denis. La vida gregaria de sus miembros, el amor a la cultura hip-hop y escenas cotidianas de violencia, son hechos constantes en su vida diaria, que el fotógrafo español ha conseguido plasmar.