Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pederasta de Madrid secuestra a otra niña y la libera a la hora y media

La menor, de siete años, fue raptada en un parque de Hortaleza cuando estaba con sus abuelos

Los agentes recorren con la menor agredida (de rojo) la zona en la que fue secuestrada.

El delincuente más buscado de Madrid ha actuado de nuevo. El pederasta de Ciudad Lineal secuestró, la tarde del viernes, a una niña española de siete años de origen dominicano, a la que mantuvo retenida durante cerca de una hora y media. Un paseante la encontró en un descampado, aterida de frío y ligeramente desorientada. La policía guarda cautela y no quiere adelantar datos o detalles sobre la captura, ya que algunos extremos no coinciden con la forma de actuar anterior del pederasta, según fuentes de la investigación.

Este es el tercer secuestro después de los ocurridos el 10 de abril y el 17 de junio de este año. En esta ocasión ha cambiado la zona (Hortaleza) y ha retenido a la niña menos horas que las anteriores veces, que las secuestró hasta seis horas. Tampoco la ha drogado ni la ha llevado a su domicilio. Eso sí, coinciden el vehículo, su descripción física y los lugares elegidos para la captura y la liberación.

El presunto tercer secuestro del pederasta de Ciudad Lineal se produjo alrededor de las seis y media de la tarde del viernes en la calle de Torquemada, en el distrito de Hortaleza. Esta vía se encuentra justo detrás de los edificios centrales del Cuerpo Nacional de Policía, de la comisaría del distrito y de la unidad de la Policía Municipal, lo que hace que esté especialmente vigilada. Según las primeras investigaciones, la pequeña estaba en casa de sus abuelos mientras el padre estaba trabajando. El progenitor está separado y dejó a la pequeña al cuidado de los abuelos. Ambos se percataron de la ausencia de la niña en el momento en el que arrancaba un coche, por lo que dedujeron que podría ir dentro del vehículo.

Los abuelos llamaron al 091 (teléfono de emergencia del Cuerpo Nacional de Policía) y contaron que su nieta, de siete años, había desaparecido. Los agentes de la Operación Candy, el dispositivo montado en la Jefatura Superior de Policía de Madrid para detener al pederasta, fueron informados de inmediato. Cuando cotejaron algunos datos, se puso en marcha el dispositivo especial de búsqueda de la menor.

Todas las patrullas y los vehículos camuflados que estaban de servicio fueron alertados, en especial los que estaban en los llamados distritos calientes: Ciudad Lineal, Hortaleza y San Blas, entre otros. Se pasaron las características físicas de la menor y cómo iba vestida.

La menor desapareció cuando se encontraba a metros de la sede de las unidades centrales de la policía

No hubo tiempo. A las 19.50 un hombre que se dirigía al metro de Ciudad Lineal vio a una niña asustada, algo desorientada y que le dijo que tenía frío. Se encontraba frente a un descampado, en una zona quemada junto a una caseta justo debajo de la autovía M-40. Esto supone que el presunto pederasta la dejó a unos 7,5 kilómetros del lugar en que la secuestró.

El hombre que vio a la niña llamó desde su teléfono móvil a la policía. “En cuestión de segundos se llenó esto de coches de policía y de paisano. Enseguida se llevaron a la niña de aquí”, explicó un vecino de la calle de Mequinenza. La primera en atender a la niña fue una subinspectora del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC), que estaba de guardia en la zona. La mujer cogió a la niña y la tranquilizó hasta que llegaron los sanitarios de una UVI móvil del SAMUR. Estos observaron que en principio se encontraba bien y la trasladaron al servicio de urgencias del hospital La Paz, donde aplicaron a la menor el protocolo de agresiones sexuales. Los familiares de la niña fueron a recogerla al centro médico, donde recibió el alta a las pocas horas. La niña dijo que un hombre le había hecho “cosas malas”.

La pequeña fue llevada alrededor de la una y media de la tarde de este sábado al lugar donde la dejó el supuesto pederasta. Iba acompañada de cuatro policías nacionales de paisano, para reconstruir el recorrido que hizo con su secuestrador.

La detención del pederasta de Ciudad Lineal es la "máxima prioridad" de la policía. Los agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) destinados a la llamada Operación Candy (golosina en inglés) iniciaron en julio una ardua labor para tratar de tener una imagen, aunque fuera parcial, del pedófilo. Los investigadores recuperaron todas las imágenes de las cámaras de videovigilancia, incluidas las de los transportes públicos, y visionaron una a una todas las grabaciones, con el objetivo de ver si los hombres que aparecen a ellas correspondían a las características del pederasta que dio la primera niña. Esta habló de un hombre de unos 35 o 40 años, de pelo canoso, alto (1,80 metros aproximadamente) y de complexión delgada.

El delincuente más buscado de la capital ha actuado tres veces desde abril

Los policías han abierto otra línea de investigación para detener al pederasta, que consiste en investigar a los detenidos por pedofilia (consumo de imágenes sexuales con menores) para ver si han elevado su nivel delictivo y alguno de ellos se ha convertido en pederasta. Para ello, están buscando en las bases de datos de detenidos y de penados por si también coinciden las características físicas. Según diversas fuentes criminológicas, los pederastas suelen ser previamente pedófilos en algún momento de su vida.

Esta labor se ha combinado con los 78.000 vehículos de pequeñas dimensiones que está analizando la policía gracias a los detalles aportados por la primera niña secuestrada, de nueve años, y a los testigos. Se trata de un utilitario que puede ser de color blanco, gris claro e incluso rojo. Hasta el momento, esta pista no ha dado ningún resultado.

Este sábado se han reunido en el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso Fernández, y los jefes de las brigadas de policía judicial y seguridad ciudadana junto con agentes de la Operación Candy. En este encuentro han acordado reforzar el dispositivo de prevención, crear un plan especifico para dar charlas en asociaciones de vecinos y de alumnos y dar la máxima intensidad a la investigación pederasta. La Dirección General de la Policía pone a disposición de la jefatura de Madrid todos los recursos necesarios para la detención.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >