Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaén acoge el primer vuelo fuera de vista de un ‘dron’

El centro Atlas de Villacarrillo recibe la homologación de la Agencia Española de Seguridad Aérea

Trabajadores de Atlas observan el despegue del primer vuelo fuera de vista con aviones no tripulados en España, efectuado este miércoles en Villacarrillo (Jaén). Ampliar foto
Trabajadores de Atlas observan el despegue del primer vuelo fuera de vista con aviones no tripulados en España, efectuado este miércoles en Villacarrillo (Jaén).

El Centro de Vuelos Experimentales Atlas para ensayos y pruebas con sistemas y aviones no tripulados, con sede en Villacarrillo (Jaén), acogió este miércoles el primer vuelo fuera de la línea de vista que se realiza en España con este tipo de aeronaves desde que entrara en vigor la nueva regulación aprobada por el Ministerio de Fomento a principios del pasado julio y con la autorización de la Agencia Española de Seguridad Aérea.

La nueva regulación sobre el uso de aeronaves no tripuladas limita los vuelos civiles, en espacios aéreos no segregados, en los que las aeronaves sólo pueden alejarse hasta un máximo de 500 metros de distancia del piloto o centro de control y unos 400 pies de altura sobre el suelo.

En el vuelo realizado en el centro de Atlas, el avión no tripulado se alejó más de ocho kilómetros de las instalaciones del centro para recorrer una distancia aproximada de 18 kilómetros durante todo el ensayo a una altitud de 3.300 pies sobre el nivel medio del mar. Toda la operación estuvo coordinada con el Centro de Control (ACC) de Sevilla, de la Dirección Regional de Navegación Aérea Sur de AENA, quien gestiona el tráfico aéreo de todo el sur peninsular.

El vuelo fue realizado por pilotos especializados del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) utilizando el avión Viewer, una aeronave con una envergadura de 4,8 metros, un peso máximo al despegue (MTOW) de 15 kilos y una velocidad de crucero de 21 metros por segundo. Se trata de un avión eléctrico con una autonomía de vuelo de aproximadamente 90 minutos.

Los responsables del centro Atlas de Villacarrillo indicaron que esta experiencia supone un paso muy importante para posicionar al sector aeroespacial español como un referente en el campo de los aviones y sistemas no tripulados, abriendo nuevas oportunidades de negocio y mercado para las empresas de este sector. En concreto, son vuelos que pueden aplicarse para el control de los incendios forestales o para los tratamientos agrícolas.

El centro Villacarrillo constituye uno de pocos sitios de Europa donde se pueden realizar vuelos en un espacio aéreo segregado de unos 35 kilómetros cuadrados y que está gestionado de forma completamente civil. Atlas, gestionado por una plantilla de 65 profesionales entre especialistas y técnicos, es un centro de ensayos que ofrece a la comunidad aeroespacial internacional un aeródromo equipado con unas instalaciones tecnológicas y científicas de excelencia y un espacio aéreo ideales para el desarrollo de vuelos experimentales con sistemas y aeronaves no tripuladas. Está impulsado por la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), y en él colabora el CATEC, un centro tecnológico avanzado que contribuye a la mejora de la competitividad de las empresas del sector aeroespacial mediante la investigación científica, la transferencia de tecnología y los servicios avanzados.