Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi ahorra 5,4 millones en los sueldos de altos cargos del Gobierno

La cifra de directores y personal de confianza se reduce un 22% desde la crisis

Iñigo Urkullu con los consejeros de su Gobierno en en el Palacio Miramar, en San Sebastián, el pasado año.
Iñigo Urkullu con los consejeros de su Gobierno en en el Palacio Miramar, en San Sebastián, el pasado año.

La plantilla de miembros del Gobierno vasco, altos cargos y personal eventual de confianza se ha visto recortada en los últimos cinco años en un 22%, hasta situarse en 296 personas. Esta disminución se ha dado al mismo tiempo que se han rebajado, en menor medida, las remuneraciones que perciben los consejeros y directores públicos, lo que ha supuesto un ahorro de 5,4 millones de euros para la administración vasca, según los últimos datos oficiales publicados por el Gobierno vasco y actualizados en mayo de este año.

Las nóminas del lehendakari, consejeros y viceconsejeros y de todo el cuadro directivo de los departamentos (principalmente directores de área y asesores) suponen este año un coste total de 18,9 millones, una cifra notablemente inferior a los 24,3 millones que se pagaban en 2009, cuando el número de altos cargos era de 379 personas.

Cuatro delegados en el extranjero cobran más dinero que Urkullu

Con la herencia recibida por Juan José Ibarretxe, y en los años más duros de la recesión económica, el Ejecutivo presidido por Patxi López acordó en 2010 meter la tijera en el sueldo de su equipo de consejeros y directores, que pasaron a cobrar un 4% menos al mes, aunque esperó hasta el último año de su mandato para aminorar la cifra de puestos de confianza. El recorte salarial se produjo en una etapa en la que se vieron rebajados también los sueldos de los funcionarios en toda España. López traspasó a su sucesor, Iñigo Urkullu, en diciembre de 2012 una plantilla con 314 altos cargos, tras prescindir de 36 directores, área en el que aplicó el mayor recorte. Con el actual Gobierno del PNV la política de “redimensionamiento” del sector público ha continuado y se ha cobrado ya a otros 15 directivos.

La última relación de personal de confianza del Gobierno que recibe una retribución de la administración vasca se eleva a 296 personas (uno por cada 7.500 habitantes), entre los que también se incluyen dos exlehendakaris, una ex vicelehendakari, y 62 antiguos consejeros y viceconsejeros que cobran una pensión que ronda los 45.000 euros de media. A este listado habría que sumar los altos cargos, directores y asesores de otras instituciones, como los parlamentos, diputaciones y ayuntamientos.

Del detalle de los datos aportados por el Gobierno, destaca que el lehendakari no es el miembro del Ejecutivo con la retribución más alta. Urkullu recibirá este año 101.698,22 euros brutos, frente a los 120.756,65 de Ander Caballero, delegado de Euskadi en EE UU, y los 116.224,05 que ganará Marta Marin, representante diplomática ante la Unión Europa. También los representantes en Argentina y Chile ganan más dinero que el lehendakari.

Los consejeros mejor pagados son Juan María Aburto (Empleo), Ricardo Gatzagaetxebarria (Hacienda) y Cristina Uriarte (Educación), con 95.306,39 euros. El resto superan los 90.000 anuales, salvo la titular de Medio Ambiente, Ana Oregi, que percibe 86.930,04.

La nómina de la directora de EiTB es superior a la de los consejeros

La directora de EiTB, Maite Iturbe, gana más dinero que cualquier consejero, con una remuneración anual de 95.733 euros, muy por encima de la asignación del director de la Ertzaintza, Gervasio Gabirondo (71.963). En el cuadro directivo hay asesores con una nómina superior a la del responsable de la policía vasca, incluso en su propio Departamento, como Pilar García de Salazar, quien además es juntera por el PNV en Álava, y percibe por su labor en Seguridad, asesoramiento en el desarrollo del plan estratégico Horizonte 2016, 78.673 euros, según los datos del Gobierno.

Es previsible que la cifra del personal de confianza se recorte a lo largo de la legislatura si se cumple la promesa del Gobierno de eliminar 47 directivos del actual plantel, como anunció en noviembre de 2013, el portavoz, Josu Erkoreka. Esta medida se encuadra dentro del plan de redimensionamiento del sector público, presentado hace ahora un año, y en el que se contempla una rebaja anual de 235 millones al año en gasto corriente, así como la desaparición de 50 entidades públicas. El Ejecutivo no ha facilitado hasta ahora los pasos que se han dado para reducir el entramado empresarial dependiente del Gobierno. Entre los objetivos marcados no figuraba suprimir o reestructurar ninguno de los grandes organismos, como EiTB, Emakunde u Osalan.