Casi mil palmeras taladas por el picudo entre Alicante y Murcia

Prácticamente la mitad de los árboles afectados estaban dentro del municipio de Orihuela

El País Agencias
Alicante -
Un palmeral de la sierra oriolana
Un palmeral de la sierra oriolanaDavid Rodríguez

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha eliminado 941 palmeras infectadas con el picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) del cauce del río Segura entre La Contraparada (Murcia) y Guardamar del Segura  (Alicante). La actuación se inició a finales del mes de febrero en Orihuela, según ha confirmado este miércoles en un comunicado el organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Esta tala masiva de ejemplares infectadas se ha llevado a cabo a lo largo de 65 kilómetros "en diferentes fases en ambas márgenes del río y en varios sotos", ha detallado la CHS.

En ese sentido, la confederación ha explicado que la gran mayoría de las palmeras afectadas eran de la especie Phoenix canariensis, y que las Phoenix dactylifera, más resistetes a la plaga, son las que mejor han resistido. En total, la CHS plantó unas 4.500 palmeras entre La Contraparada y Guardamar del Segura tras las obras de encauzamiento del río, a principios de los años noventa, de las que se calcula que más de un tercio han sido ya arrasadas por el picudo rojo.

La mayoría de los ejemplares enfermos, 814, se ubicaban en la provincia de Alicante, mientras que en la Región de Murcia se han eliminado 127. Por municipios, Orihuela con 478 palmeras taladas acumula más de la mitad del total.

En los términos municipales de Murcia y Orihuela, los ejemplares retirados serán sustituidos por especies de bosque de ribera autóctonas como el almez (llidoner, en valenciano), el olmo y el chopo, para mantener el cinturón verde en el entorno del río. La replantación correrá a cargo de los consistorios, según los acuerdos alcanzados entre las administraciones municipales y el organismo de cuenca.

Triturar hasta hacer pulpa

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para la eliminación de los ejemplares infectados o muertos se ha utilizado la misma técnica que se emplea para la protección del palmeral de Elche. Se trata de un método mecánico basado en el triturado in situ por medio de una máquina dotada de una desbrozadora hidráulica que reduce a pulpa tanto la palmera como los insectos y larvas que pudieran encontrarse en su interior.

Los restos vegetales resultantes, ya sin peligro alguno de provocar infección, se descomponen y reincorporan rápidamente al suelo como materia orgánica. Este método se esta empleando profusamente en el campo de Elche para eliminar los cultivos de palmáceas abandonados, que constituyen el principal foco de propagación de la plaga del picudo rojo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS