Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 16% de los jóvenes vascos rechaza tener de vecino a un inmigrante

Seis de cada 10 no acepta a neonazis o extremistas de derechas

El 62% de los jóvenes vascos rechazaría a un vecino neonazi o extremista de derechas. Un 43% no aceptaría a drogadictos y a un 41% no les gustaría compartir portal con gitanos. La última encuesta hecha en 2012 por el Observatorio Vasco de la Juventud a 1.500 jóvenes de entre 15 y 29 años muestra, sin embargo, que solo un 16% rechazaría a un vecino inmigrante y un 11% a uno homosexual.

Pese a que el número de vecinos que rechazaría a los inmigrantes es el segundo menor, la encuesta muestra también que la cifra de personas que no desearía tener vecinos extranjeros en su barrio se incrementa año tras año, posiblemente empujada por los mensajes anti-inmigración nacidos de la crisis.

Un 35% de los jóvenes de Euskadi estarían molestos, asimismo, si en su vecindario hubiera prostitutas o gigolós, algo que es más notable entre las mujeres.

Las fuerzas armadas y policiales generan, además, cierto rechazo, aunque es menor que el que había en los ochenta: un 30% no querría compartir vecindario con militares, y un 24% no lo haría con policías. Los que más los repudian son los que se definen como de izquierdas, mientras que el rechazo es mucho mayor en Gipuzkoa. El 30%, además, diría que no a ser vecino de un expresidiario.

Pese a que a la mayoría rechace a extremistas de derechas, muchos más jóvenes se sienten identificados con los de la izquierda, a los que solo rechazarían un 26% de los encuestados. Los extremistas de derechas vienen siendo el grupo social menos querido desde el año 2000, y en 2012 incluso subió su rechazo.