Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El tema del agua es un fraude”

Francisco Turrión, geólogo funcionario de la Confederación Hidrográfica del Segura, rompe con algunos tópicos

“El tema del agua es un fraude”, sostiene Francisco Turrión, funcionario de la Confederación Hidrográfica del Segura, cuenca que abarca una zona donde residen casi medio millón de valencianos, principalmente en La Vega Baja.

El geólogo rompe con el discurso de la España seca y la España húmeda. “Está la permeable y la impermeable”, prefiere decir. La impermeable es el norte, la España húmeda. Su suelo impide que el agua que cae del cielo penetre en la tierra y permite que la recojan los ríos y los embalses. Lo que no ocurre en la España permeable, que son básicamente las cuencas del Júcar y el Segura, donde el agua se filtra hasta llegar a un flujo que se pierde en el mar.

“A la cuenca del Júcar se le van unos 500 hectómetros cúbicos de agua al mar cada año” sostiene. “Tiene la misma morfología que la del Segura. ¿De verdad la cuenca del Segura solo pierde 93 hectómetros cúbicos de agua?” se pregunta. Él mismo se responde: “Nosotros en la cuenca hemos picado y encontrado agua para embotellar”, en puntos a 400 metros de profundidad. Y asciende como si se hubiera pinchado una tubería, a presión, quedando cerca de la tierra, lo que abarataría su obtención “bastante”, considera Turrión.

“¿Por qué esto no se quiere saber?”, se pregunta este profesional, cuyas alegaciones al plan de cuenca del Segura han coincidido con las de agricultores, sindicatos y administración manchega.

“Los planes hidrológicos los hacen ingenieros; en el del Segura no ha participado ningún técnico de la confederación”, explica Turrión, cuyos cálculos apuntan a que la cuenca pierde aproximadamente lo mismo que la del Júcar y no los 93 hectómetros que apunta el Ministerio y que la convierte en deficitaria y, por tanto, susceptible de recibir agua.

“Es buen negocio para quien se dedique a construir embalses, canales o bungalós, no para quien quiera tener una pequeña plantación con pozo. Y esto que digo de la cuenca del Segura", apunta no sin cierta malicia el geólogo, "vale para el Vinalopó”, cuenca que en julio recibió un trasvase del río Júcar.