Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vall d’Aran investiga si un oso mató a 16 caballos

Cerca de los restos de los caballos había excrementos de plantígrado

Los agentes de Medio Ambiente del Conselh Generau d'Aran, institución de autogobierno en el valle, han abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte de 16 caballos que pastaban en lo alto de una montaña del término municipal de Canejan. De momento no está descartada la participación de alguno de los osos que habitan en esa parte del Pirineo.

Los equinos, nueve yeguas y siete potros, fueron localizados el miércoles por sus dueños al pie de un barranco de la montaña de Peirahita. Los ganaderos avisaron a los agentes de Medio Ambiente, que se desplazaron a la zona para comprobar los hechos e iniciar pesquisas para establecer las causas de la muerte de los animales.

Las primeras investigaciones realizadas sobre el terreno, una zona de pastos de alta montaña, han dado como resultado la localización de excrementos de oso a una distancia de 15 metros del lugar en el que fueron encontrados los restos de los caballos muertos. Otro hecho a tener en cuenta a la hora de determinar la muerte de los animales es que el resto de caballos que formaban la manada y dos rebaño de ovejas y vacas han abandonado esa zona de pastos, comportamiento que a menudo es un claro indicador de la presencia de algún oso.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Natural del Aran, José E. Arró, explicó que los agentes de Medio Ambiente están redactando el informe que irá acompañado de una extensa documentación fotográfica de los 16 caballos muertos y de los excrementos de oso.

“De acuerdo con el protocolo establecido por la comisión de seguimiento de los osos reintroducidos en el Pirineo, estos excrementos serán analizados para determinar a qué ejemplar corresponden”, ha añadido Arró.