Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cortés y De la Torre evitan el choque por la financiación del metro

La aportación de Junta y Ayuntamiento para mantener el servicio no está aún clara

La consejera de Fomento y el alcalde de Málaga en la reunión. Ampliar foto
La consejera de Fomento y el alcalde de Málaga en la reunión.

El metro de Málaga se puso en marcha el pasado 30 de julio con una buena respuesta ciudadana. El servicio fue gratis el primer día y más de 50.000 personas se subieron a los trenes para estrenar el nuevo medio de transporte público. Al día siguiente, ya pagando billete, el suburbano fue utilizado por más de 17.000 viajeros, un dato que la consejera de Fomento, Elena Cortés, ha calificado de “alentador” y cumple con la previsión de su departamento.

Pero lo que aún no está aclarado, pese a que la infraestructura ya está en marcha, es el porcentaje que deben asumir Junta y Ayuntamiento del pago a la sociedad concesionaria por el funcionamiento y mantenimiento del servicio. Una reunión celebrada ayer entre Cortés (IU) y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), no sirvió para despejar la incógnita, aunque no hubo posturas inamovibles, como en jornadas anteriores. Ambos hablaron de “diálogo” y búsqueda de acuerdo. El asunto se abordará en futuros encuentros de la comisión de seguimiento de la obra.

La tarifa técnica del nuevo transporte costará 2.000 millones hasta 2042

La cantidad económica que Metro Málaga, la concesionaria del suburbano, debe recibir hasta 2017 por el coste de explotación (tarifa técnica) fluctúa según el año y se eleva a 237 millones de euros. A partir de 2018, la sociedad ingresará anualmente 70 millones de euros de fondos públicos por este concepto.

Es decir, cerca de 2.000 millones de euros hasta que el contrato expire en 2042, cantidad que se ha disparado por el retraso en su inauguración (cinco años) y la consiguiente pérdida de viajeros, además de la actualización de precios. El metro se presupuestó inicialmente en menos de 400 millones y la factura ascenderá al final a 800 millones de euros.

Hasta que se inauguró la infraestructura, la consejería fue tajante y se remitió al convenio firmado en 2003 por ambas Administraciones para recordar que a la Junta le corresponde pagar el 75% de esa cantidad y al Ayuntamiento el 25% restante. El alcalde, por su parte, lleva meses mostrando su interés en que la aportación municipal se reduzca y en varias ocasiones ha advertido de que defenderá “el equilibrio económico” municipal. Hay un detalle que le permite cierto margen a De la Torre.

El acuerdo ratificado en noviembre de 2013, que desbloqueó el proyecto tras un año de atasco y recogió el nuevo trazado, no precisa porcentajes y remite a la negociación y al posible acuerdo que alcancen Junta y Ayuntamiento.

El total se ha disparado por el retraso de cinco años de las obras

“Hemos quedado en abordarlo, en tratar de buscar fórmulas y soluciones con sentido pragmático y realista”, dijo De la Torre tras la reunión, y apostó por algo “factible” para ambas Administraciones. Mucho más parca fue la consejera: “La comisión técnica tratará de desbrozar esta situación”, apuntó, y quiso recordar que su departamento, desde que ella lo lidera, siempre ha asumido sus responsabilidades y compromisos.

El regidor se decanta por las cifras que se manejaban en 2003, unos seis millones de euros de participación municipal, pero ayer insistió en la necesidad de ahondar en el asunto, acercar posturas y alcanzar un pacto a dos bandas.

“Es mejor dialogar y acordar que pleitear”, concluyó De la Torre. La Junta asume actualmente en solitario la explotación del metro del Sevilla, de 50 millones de euros al año, porque los cuatro Ayuntamientos afectados por su trazado recurrieron en los tribunales la cuota que les correspondía.