Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
119 aniversario del PNV

El PNV exige a Rajoy que “no mire a otro lado” y negocie un nuevo estatus

El presidente de los nacionalistas acusa a la oposición de "entorpecer" la mejora económica

El lehendakari, Ortuzar, Joseba Egibar y los líderes del PNV en la celebración, junto a la estatua de Sabino Arana Ampliar foto
El lehendakari, Ortuzar, Joseba Egibar y los líderes del PNV en la celebración, junto a la estatua de Sabino Arana EFE

Ikurriñas, Aurresku, y una ofrenda floral a la estatua del fundador del Partido Nacionalista, Sabino Arana. La cúpula del PNV aprovechó ayer la celebración del 119 aniversario de su partido para volver a reclamar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que sea valiente y se siente, “cuanto antes”, a “definir un nuevo estatus jurídico y político” para Euskadi.

Rodeados de sus símbolos, los jeltzales, que llevan semanas tratando de incluir la cuestión vasca en la agenda de Rajoy, utilizaron la festividad de San Ignacio, —este año conmemoraron también los 120 años de la ikurriña—, para trasladar al Gobierno central el mensaje que ahora empieza a ocupar el eje central del discurso de los nacionalistas: la necesidad de un nuevo estatus que reconozca la relación de bilateralidad entre ambas administraciones, y entre ambos países.

Casualmente la agenda quiso que la reclamación se produjera solo un día después de que el presidente catalán Artur Mas se reuniera con Rajoy. Sólo un día después de que la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, insinuara que la reunión en Moncloa no será inminente. “No seríamos el PNV si renunciáramos a nuestra patria”, afirmó en su discurso el presidente del centenario partido, Andoni Ortuzar: “tenemos derecho a decidir qué queremos ser”.

Citas Rajoy-Urkullu

  • Durante su primer año en la Moncloa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunió en secreto con el lehendakari, Iñigo Urkullu, hasta en seis ocasiones, para tratar el fin de ETA
  • Durante 2013, se reunieron dos veces en secreto. Urkullu comenzó a criticar la falta de respuestas a su hoja de ruta para alcanzar la paz

En Gipuzkoa, la tradicional celebración se trasladó a Mutriku, donde el candidato a diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, fue todavía más tajante en sus palabras. “Hemos nacido para amar y liberar Euskadi. Tenemos un proyecto: la creación de un estado propio, que españoles y franceses ven como un ataque”, afirmó el portavoz del PNV.

Ortuzar, acompañado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y por otros dirigentes históricos quiso marcar distancias con los partidos de la oposición, a los que acusó de “entorpecer” en bloque, incluso con votaciones concertadas, la recuperación económica. “Estamos en un cambio de tendencia tras dos trimestres” de crecimiento y las previsiones económicas “siguen al alza”. Incluso recordó que este año habrá 10.000 nuevos puestos de trabajo.

“Nadie hace política social más progresista que la que hacemos en Euskadi”. Ortuzar defendió “frente a los progres de boquilla”, las políticas reales del partido. Recordó, además, que el PNV no está en política ni “para ganar fortunas ni para esconderlas”. Apoyado por más de un centenar de seguidores del PNV, Ortuzar acusó “tanto a Rajoy como a ETA” de hacer “oídos sordos” a lo que “la mayoría del pueblo quiere”.

Si Urkullu ha aprovechado la reunión de Mas para subrayar que “es más urgente que nunca volver a sentarse y seguir dialogando”, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, recurrió al argumento de la “recentralización” que atribuyen al presidente del Gobierno para reclamar la negociación de un nuevo marco jurídico político para una nacionalidad como la vasca. “Meter los problemas debajo de la pesada manta que es su mayoría absoluta no es solucionarlos”, apuntó, por su parte, el presidente del PNV. “No mire para otro lado”.

En cuanto a ETA, Ortuzar exigió al grupo terrorista que “entregue las armas, reconozca el daño causado y se vaya a los libros de historia”, aunque les tendió la mano para “ayudar a superar las consecuencias de tantos años de confrontación”. Acusó al resto de los partidos, además, de ser “incapaces de juntarse en la ponencia de paz”.

Con el exlehendakari José Antonio Ardanza, la presidenta del parlamento, Bakartxo Tejeria, el alcalde de Bilbao, Ibon Areso, el presidente de la Gipuzkoa Buru Batzar, Joseba Egibar, y el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, escuchando desde sus asientos, el presidente del PNV dibujó una Euskadi que “no busca fronteras” y que tiene a “Europa como referente”.

Una “patria” que, a su entender, no existiría hoy sin la existencia de su partido. Ortuzar finalizó su discurso avisando de que “septiembre será duro”. Haya reunión o no la haya.

Más información