Vila-seca contrató a Batesteza para controlar proyectos ya acabados

El Ayuntamiento pagó 68.000 euros al arquitecto por cinco contratos menores

Jorge Batesteza.
Jorge Batesteza.JOSEP LLUÍS SELLART

El Ayuntamiento de Vila-seca (Tarragonès), gobernado por CiU, contrató sin convocar concurso público al arquitecto Jorge Batesteza, ex gerente de Infraestructuras del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), para supervisar fases del proyecto técnico de construcción de un CAP que en realidad ya se habían ejecutado, según fuentes cercanas al caso, con lo que presuntamente el arquitecto no realizó los trabajos. Por estos supuestos trabajos, Batesteza cobró 68.000 euros del Consistorio de Vila-seca entre 2007 y 2010 para la construcción del Centro de Atención Primaria (CAP) en la calle Galcerán de Pinós.

El episodio se investiga dentro del caso Innova por el Juzgado de Instrucción número 3 de Reus. De este Ayuntamiento Batesteza, también entre 2007 y 2010, cobró 387.000 euros presuntamente injustificados durante la construcción del hospital Sant Joan en concepto de “asesoría técnica”. Por estos hechos, el arquitecto está imputado por cinco delitos, entre ellos malversación y blanqueo de capitales junto al exalcalde, Lluís Miquel Pérez (PSC) y la ex directora financiera de Innova, Ester Ventura, esposa del presidente de la Diputación de Tarragona y alcalde de Vila-seca, Josep Poblet (CiU), también imputado por la contratación de Batesteza.

Batesteza fue directivo de CatSalud hasta mayo de 2007. El 4 de junio, firmó su primer contrato de asesoramiento con Reus. El 7 de diciembre de aquel año, Vila-seca le adjudicó el primero de cinco contratos de las obras del CAP. También se benefició de estos contratos la empresa de Batesteza, Bbats Consulting. El juez, según un auto dado a conocer la semana pasada, cree que el Consistorio de Vila-seca fraccionó un único contrato en cinco menores, que adjudicó a Batesteza por 68.000 euros, para evitar el concurso público. Los contratos se adjudicaron por cantidades muy cerca del límite fijado por ley como menor, por lo que no era necesario sacarlos a concurso. Fuentes del caso sospechan que estos contratos supuestamente ficticios se hicieron para pagar a Batesteza las gestiones para acelerar la entrada en servicio del CAP.

Más información

El Ayuntamiento remitió a la fiscalía en enero de 2013 los expedientes de los contratos sin orden cronológico. Esta falta de “rigor”, según fuentes cercanas al caso, “introduce nuevos indicios de la absoluta ausencia de control por parte de los responsables del Ayuntamiento”.

Los contratos fueron para supervisar el anteproyecto, el proyecto básico, el ejecutivo, el seguimiento de las obras y la redacción del plan de equipamiento del CAPC. Sin embargo, arquitectos y técnicos de la obra declararon en sede judicial como testigos que “Batesteza apareció sobre el 2008, cuando el proyecto iba hacia adelante”. Abona la teoría de los trabajos no efectuados el hecho de que, por ejemplo, se diera luz verde a un expediente por honorarios por la supervisión de la redacción del anteproyecto a Batesteza el 3 de diciembre de 2007, cuando el 22 de octubre, según las mismas fuentes, ya se había encargado la redacción del proyecto básico, lo que implica que el anterior estaba finiquitado.

Otro expediente también está bajo sospecha: El Boletín Oficial de la Provincia de Tarragona del 3 de marzo de 2008 anunció que la junta de gobierno de Vila-seca aprobó inicialmente el proyecto básico. Sin embargo, casi un mes después, el 31 de marzo se adjudicó un contrato menor a Batesteza para encargarle la supervisión de la redacción de esta tarea. Además, el arquitecto municipal, Rafael Bertrán, emitió un certificado afirmando que la empresa Bbats realizó “satisfactoriamente” los contratos investigados. Pero la fecha del primer contrato adjudicado a Batesteza es de diciembre de 2007 y la firma Bbats fue constituida como empresa mucho tiempo después, el 27 de mayo de 2008.

La instrucción del caso ve también indicios de tráfico de influencias, ya que presuntamente Batesteza medió con el CatSalut para agilizar los trámites para la construcción del CAP. “De lo que se trata es de que tú puedas conseguir el visto bueno del CatSalut”, seguido de: “ya te imaginas que estos temas acaban siendo de gran importancia para la parte política”, le dijo en un correo electrónico intervenido por la Guardia Civil el arquitecto municipal a Batesteza.

Jorge Batesteza cobró 177.000 euros de la constructora del CAP de Vila-seca

En mayo de 2009, Vila-seca adjudicó la construcción del CAP a la empresa Comsa. El CAP, que costó 11,2 millones de euros, fue inaugurado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en marzo de 2012 aunque había entrado en funcionamiento meses antes, en septiembre de 2011. En la fase de liquidación de la obra con la constructora Comsa, Batesteza negoció directamente con esta en nombre del Ayuntamiento. Después Comsa pagó a la sociedad de Batesteza, Bbats, en 2011, hasta 177.000 euros.El juez ya ha pedido a Comsa explicaciones por los pagos.

El instructor del caso Innova imputó a Batesteza, Betrán, Poblet y a los seis regidores convergentes seis delitos: prevaricación, malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, falsedad documental, tráfico de influencias y omisión del deber de perseguir delitos. Todos menos Betrán deben abonar una fianza de responsabilidad civil de 280.000 euros, 2,2 millones en total. En la fianza se suma el valor de los contratos además de las posibles multas por blanqueo y malversación y se incrementa la cifra un tercio como exige la ley. Poblet y los ediles han recurrido en dos ocasiones: para tratar de evitar el pago y para apartar al juez del caso.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50