Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz se esfuerza en negar “bicefalia” entre Díaz y Sánchez

“No se puede ocultar el potencial” de la presidenta andaluza, dice Cornejo

No hay tutela, no hay bicefalia y no hay preocupación. Estos tres noes ha pronunciado este lunes el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, a varias preguntas sobre la relación política entre el nuevo secretario general, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Junta y líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, tras el congreso extraordinario del pasado fin de semana. Un cónclave del que el número dos del PSOE andaluz se ha mostrado “enormemente” satisfecho por la “fortaleza” con la que, en su opinión, han salido tras elegir a la nueva dirección.

Pero desde que Sánchez se impuso primero en la recogida de avales y luego en el voto secreto e individual de los militantes, en el que el apoyo de la federación andaluza fue abrumador, la sombra de Díaz no ha hecho más que agrandarse. La presencia de andaluces en la dirección federal —presidencia, cinco secretarias de área y dos vocalías— y el comité federal (el máximo órgano de decisión entre congresos) no sólo es una cuestión numérica, sino del poderío de la líder del PSOE andaluz, quien estará en la ejecutiva como presidenta del consejo político federal, un órgano en el que están todos los barones de este partido.

No puede ser una preocupación que tengamos esa representación

Juan Cornejo

Díaz ya ocupó un puesto similar en la ejecutiva del PSOE andaluz cuando presidió el consejo territorial, una atalaya desde la que desplegó una intensa agenda orgánica y desde la que trenzó alianzas con todas las provincias los meses anteriores a hacerse pública la decisión de José Antonio Griñán de propiciar su relevo, hace ahora poco más de un año.

“Es curioso, cuando hemos sido la pieza clave de la victoria socialista en España nunca se midió lo que aportamos, pues ahora tampoco tiene que ser un elemento de preocupación que tengamos esa representación”, ha dicho Cornejo. Este dirigente ha asegurado no temer “la bicefalia”, pero a renglón seguido ha añadido que “no se puede ocultar el potencial”, “la fuerza” y la “voz propia” de Susana Díaz. Si hubiera querido, la andaluza hubiera sido la secretaria federal del partido, recuerdan personas de su entorno.

Cornejo ha lanzado dos mensajes: uno de consumo interno al rechazar que no hubiera habido integración en la ejecutiva cuando ésta había recabado el apoyo del 86% de los delegados. El malestar de Eduardo Madina y de José Antonio Pérez Tapias, a los que no ha citado, los encuadró en la categoría del “puro personalismo”. El otro mensaje ha sido para resaltar que el PSOE es “la única alternativa posible” al PP, un partido maduro “no adolescente”, que “no sólo protesta sino que ofrece soluciones”.