Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE-EE se siente representado en la renovación aplicada por Sánchez

Patxi López dispondrá de una secretaría muy relacionada con el ‘núcleo duro’

Rodolfo Ares, Patxi López y Manuel Chaves, de izquierda a derecha en el congreso del PSOE.
Rodolfo Ares, Patxi López y Manuel Chaves, de izquierda a derecha en el congreso del PSOE. EFE

La dirección del PSE-EE entiende que esta formación ha conseguido una “más que aceptable” cuota de representatividad en los principales órganos internos del PSOE, renovados tras la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general. La continuidad de Patxi López en la Ejecutiva y la presencia en el Comité Federal de hasta siete miembros del socialismo vasco ratifican esta impresión, precisamente en una organización que está muy lejos de las cuotas de afiliados de otras autonomías y que va perdiendo algunas referencias históricas de su pasado reciente.

Con todo, el debate se ha instalado sobre el alcance real del puesto concedido por Sánchez a López en su equipo de gobierno, donde la presencia de los líderes territoriales sobresale. Mientras desde el entorno de la dirección del PSE-EE se destaca el rango político de la secretaría de Acción Política, Ciudadanía y Libertades, algunos de los delegados admitieron anoche que “llegamos a pensar en algo más”.

Fuentes socialistas subrayan, por su parte, que el ámbito de actuación concedido a López supera al que ya disponía en la Ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba a partir del congreso de Sevilla aunque ambas carteras dispongan de una denominación similar. “Es un área fundamental dada la apuesta por la dinamización del partido, la relación con la militancia y con sociedad, así como con todos los colectivos sociales”, detalla, antes de subrayar que le mantendrá en contacto con “la aplicación de las políticas que se decidan en la secretaría general”, a cuyo núcleo duro se le vincula. Incluso, la aspirante a dirigir el PSE Idoia Mendia entiende que este cargo sitúa a los socialistas vascos como “protagonistas” del diseño de la nueva política que se va a desarrollar bajo el liderazgo de Pedro Sánchez.

No obstante, entre quienes han seguido de cerca los contactos de Patxi López antes de decidir su futuro en la precipitada renovación interna del PSOE se albergaba la “esperanza” de que podría disponer de un puesto de mayor relevancia. “No hubiera estado mal el puesto de presidente del partido”, admite un dirigente socialista. “La presidencia del PSOE te permite disponer de un peso específico y de una voz propia tanto en las posiciones sobre temas importantes como cuando se plantea un debate interno”, añade. Esta posibilidad fue esgrimida en la semana previa al congreso por Iñaki Arriola, líder de los socialistas guipuzcoanos, a modo ilustrativo de la capacidad de López para cualquiera de los puestos que Sánchez le pudiera ofrecer. No obstante, el círculo inmediato al todavía secretario general del PSE-EE se apresuró a rechazarlo por entender que la presidencia —creada en tiempos de Ramón Rubial— se identifica como un cargo honorífico.

Algún sector del socialismo vasco esperaba un cargo más relevante para López

No obstante, entre quienes suspiraban por una mayor “proyección” de López se aduce que “quizá como exlehendakari podía haber sido más ambicioso ante la oferta que se le presentaba después de haber contactado con muchas agrupaciones de fuera de Euskadi y saber que se le reconocen sus posiciones y su conocimiento del PSOE”. En cambio, hay quien recuerda que “dentro del partido también hay muchos expresidentes a quienes se le concede mucho respeto por lo que significan pero hasta un cierto punto y luego son unos compañeros más”, apunta un curtido dirigente vasco.

López se siente “satisfecho” con la “confianza” que le ha mostrado Sánchez con esta designación. A pesar de la abierta renovación de caras (85 %) que se ha aplicado y del abandono del cargo de líder del socialismo vasco a partir del próximo mes de septiembre, el exlehendakari ha conseguido mantenerse en la dirección. A esta identificación con la nueva etapa que se abre en la dirección del PSOE también ha contribuido la recuperada relación entre López y Susana Díaz, convertida ésta en una voz determinante para marcar la nueva senda. Para uno de los delegados vascos, “se ha notado mucho la mano de la presidencia andaluza en los cambios que se han producido”, admite.

Además, Patxi López ha constatado que dispone de un reconocimiento “latente” dentro de la afiliación del partido, según uno de los miembros de la delegación vasca a este congreso socialista de Madrid. “Cuando salió su nombre como componente de la ejecutiva, los aplausos fueron unánimes”, destaca.