Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmentida la versión de la presidenta del PP de Orihuela sobre pagos de Fitur

Una técnico y un empresario dicen que Pepa Ferrando fraccionó las facturas de Turismo

Fue la presidenta del PP oriolano, Pepa Ferrando, la que negoció el fraccionamiento de facturas para esquivar la concurrencia pública en al menos cinco ferias turísticas a las que acudió el Ayuntamiento de Orihuela mientras la política fue concejal de Turismo. Esa es la versión de uno de los empresarios imputados en el llamado caso Spa, palabras que contradicen la versión de Ferrando, quien descargó cualquier responsabilidad sobre el criterio de los técnicos municipales que entonces no la advirtieron ni informaron de las irregularidades que investiga un juzgado de Orihuela. 

A Ferrando le imputa el juzgado número 3 de Orihuela tres posibles delitos de prevaricación, malversación de caudales y posible cohecho en Fitur y la Feria de Turismo de la Comunidad Valenciana (FCTV). Durante su gestión, la concejalía de Turismo gastó 340.000 euros en cuatro años supuestamente amañando facturas para que no superaran los 18.000 euros por servicio prestado y así evitar la concurrencia pública. Un técnico municipal y siete empresarios están también imputados.

Uno de esos imputados, Javier Molinos, declaró este lunes ante la juez Yolanda-Julia Candela Quesada que habló con Ferrando de su propuesta para montar los expositores del Ayuntamiento de Orihuela en distintas ediciones de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) y que fue la entonces responsable de la concejalía la que se puso en contacto con su empresa.

Molinos solo contestó a las preguntas de su abogado ignorando las de Fiscalía y del PSPV, acusación particular en el caso. Según su versión, fue el Ayuntamiento oriolano el que le pidió un listado de otras empresas y entendió que iban a pedir los presupuestos a otras mercantiles dedicadas a los eventos. Sin embargo, como consta en el origen de la causa, todas las facturas fueron a empresas de la familia de Molinos.

De hecho, el empresario imputado ejerció de único interlocutor con el consistorio por parte de las empresas, todas con nombre distinto pero coincidentes en la fecha de facturación. 

La versión de una técnico

Otra testigo, una técnico municipal con casi 15 años de experiencia en el Ayuntamiento, señaló que al contrario de lo dicho por Ferrando, no fue el criterio técnico el que se siguió para las contrataciones. La testigo dijo no haber tratado nunca con Molinos salvo cuando acudió a Orihuela y le condujo al despacho donde mantuvo la reunión con Ferrando. Esta versión viene a apoyar las palabras de Molinos, quien dijo que de las experiencias en Fitur no recuerda más que a Pepa Ferrando y Mónica Lorente, exalcaldesa de Orihuela.

La técnico, quien describió a Ferrando como alguien a quien le gusta estar encima de las cosas,  aseguró ante la juez que la conocía desde antes de que esta dirigiera el área municipal de Turismo. Ferrando había trabajado con la concejalía ya como empresaria, cuando prestó servicios al Ayuntamiento con su empresa dedicada al protocolo y los eventos. Pese a haber sido socia única de esa empresa, nunca le extrañó que su concejalía pagara, por ejemplo, casi 7.000 euros por el alquiler de una pantalla de 50 pulgadas con DVD y sonido y línea de internet para una de las ferias.


Más información