Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición acude a la comisión del Estatut, que tacha de “cortina de humo”

El PP dice que busca un debate “serio, sereno y responsable”

Momento en el que se constituyó la mesa de la nueva comisión de estudio del Estatut.
Momento en el que se constituyó la mesa de la nueva comisión de estudio del Estatut.

“Lavado de imagen, “cortina de humo” o “pérdida de tiempo” fueron las expresiones utilizadas este lunes por los portavoces de la oposición para calificar la comisión de estudio sobre una posible reforma del Estatut d’Autonomia que se constituyó en las Cortes Valencianas. Aprobada solo con los votos de los populares, la comisión, que preside Rafael Maluenda, se fijó el 30 de julio como fecha para definir su plan de trabajo. Tendrá entonces diez meses por delante hasta las próximas elecciones, poco más de medio año en términos parlamentarios, para constatar si hay acuerdo en alguna de las propuestas de reforma lanzadas por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra.

Esas propuestas consisten en reducir el número de diputados y modificar el sistema electoral introduciendo una tercera parte de los escaños elegidos por sistema mayoritario y circunscripciones uninominales. A esas ideas, que benefician claramente al PP como partido mayoritario, el portavoz popular, Jorge Bellver, añadió la propuesta de la oposición de despojar de aforamiento a los parlamentarios.

Sin embargo, toda la oposición ha advertido de que no pactará reforma alguna del Estatut si el PP aplaza por cuarta vez el debate en el Congreso de los Diputados de la reforma estatutaria aprobada por unanimidad en 2011 que colocaría a la valenciana entre las comunidades autónomas con cláusulas de blindaje de inversiones estatales, es decir, con disposiciones que aseguran que recibirán del Estado como mínimo el porcentaje de inversiones que corresponde a su peso poblacional o su PIB (en el caso valenciano se referencia a la población).

Es una cláusula que el PP recurrió al Constitucional y el alto tribunal le dio validez siempre que se tenga en cuenta que no obliga legalmente al Gobierno. Los populares se apresuraron tras la sentencia a introducirla en el Estatut valenciano, cuando gobernaba el socialista Rodríguez Zapatero, pero ahora el Gobierno de Rajoy no quiere oír hablar de ella.

De “lavada de imagen” calificó la comisión la diputada socialista Ana Barceló, que destacó que es imposible acordar una reforma estatutaria en el plazo que queda de legislatura. “El PP busca entretener en asuntos que en estos momentos no preocupan a los ciudadanos”. Enric Morera, de Compromís, dijo que no es el momento de crear comisiones sino de “levantar la voz y exigir un respeto al pueblo valenciano”. Según Morera, está “perfectamente radiografiada cuál es la deuda histórica, cuál la devaluación y quiénes son los culpables” Marga Sanz, de Esquerra Unida, señaló que “sobre lo que debería estar debatiendo el Consell es cómo obtener una financiación adecuada para abordar los pagos y generar estímulo económico”.

Por su parte, Jorge Bellver, del PP, dijo que la comisión busca “un debate serio, sereno y responsable”. Tras criticar que la oposición rechazara las propuestas de Fabra, una de las cuales, la reducción de 99 a 79 diputados, duerme hace meses en las Cortes Valencianas en forma de proyecto de ley del Consell por falta de apoyo de la oposición para sacarla adelante, justificó precisamente la comisión para forzar a los grupos a estudiarlas.