Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tomás Gómez inventa el ‘falso uno’

La decisión del secretario general del PSM de encabezar la delegación al Congreso Federal por delante de Pedro Sánchez y la confección de la lista de compromisarios provocan que solo reciba un respaldo del 68%

Tomás Gómez, secretario general del PSM, en el 'congresillo' de este sábado. Ampliar foto
Tomás Gómez, secretario general del PSM, en el 'congresillo' de este sábado.

La lista “de unidad” que el secretario general del PSM, Tomás Gómez, presentó ayer en el congresillo de los socialistas madrileños, donde se decidió los 83 delegados que el próximo fin de semana refrendarán a Pedro Sánchez como líder del PSOE, contó con un respaldo de tan solo el 68% de los votos. De los 547 emitidos, 372 secundaron el listado, 173 votaron en blanco (32%) y hubo dos nulos.

El cónclave, que a priori debía ser una mera formalidad dado que la militancia ya se pronunció la semana pasada eligiendo a Sánchez (48,66%) por delante de Eduardo Madina (36,25%) y José Antonio Pérez Tapias (15,09%), puso de manifiesto por enésima vez en los últimos días el malestar creciente contra Gómez en el frente interno. Las palabras de “gratitud” del secretario general del PSM desde 2007 a los presentes “hayan votado a tal o cual candidato” y la apelación a “abrir un tiempo de unidad y esperanza”, no convencieron.

Lista de delegados del PSM al Congreso Federal. ampliar foto
Lista de delegados del PSM al Congreso Federal.

El factor más llamativo de los dos que agitaron una jornada que debía ser intrascendente fue el orden en que figuraron Gómez y Sánchez al frente de los delegados. El secretario general del PSM encabezó la lista, sin un número acreditado. A su vez, el secretario general del PSOE, que es madrileño, apareció como el número 1 de la lista. El juego de equilibrios quedó patente porque Madrid asistirá al Congreso Federal con 83 delegados, de los que estaban numerados solo 82, de Sánchez en adelante. Fuera quedó Gómez, en lo más alto, aunque también computó como compromisario. El maquillaje en los puestos de cabeza también provocó malestar porque rompió con la alternancia entre un hombre y una mujer de las listas cremallera.

El arabesco sobre quién lideraba la lista, de difícil justificación y comprensión para la docena de voces consultadas, dio pábulo a los comentarios más ácidos. “Vicente del Bosque ensayó el falso nueve en la selección; Tomás ha inventado el falso uno para el partido”, reflexionó un dirigente socialista.

La confección de la lista también agrió la reunión de los socialistas autonómicos. Ayer por la mañana todavía se estaban decidiendo a sus componentes. Aun así, no se respetó la proporción regional de las primarias, en las que Sánchez sacó el 42,61%, Madina el 38,98% y Tapias el 18,41%. La candidatura de Tapias, que amagó con presentar una propuesta alternativa si no había correspondencia entre su resultado en las primarias y sus delegados en el Congreso Federal, finalmente se integró en la lista que el PSM elaboró. Más de una habría sido sinónimo de conflicto y habría enrarecido aún más la coexistencia. Al final, Gómez, que en las primarias había dado la orden de votar a Sánchez, cedió al pulso que le plantearon algunos de sus más fieles seguidores. Por ejemplo, los senadores y diputados regionales Enrique Cascallana y José Quintana, o Matilde Fernández, también parlamentaria en la Asamblea de Madrid. A la cabeza de todos ellos figuró Mario Salvatierra, el embajador de Izquierda Socialista en la región, donde la corriente de Tapias atrajo apoyos, obteniendo el mejor resultado tras Andalucía y Cataluña.

Al revés que los de Tapias, los seguidores de Madina no protestaron... Y en vez de representar al 40% de los delegados, su presencia en el Congreso Federal será mucho menor.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información