Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá Bicing eléctrico a partir de diciembre

La prueba piloto empezará con 300 unidades y en 2017 se ampliará la flota

Un momento de la prueba, ayer, del prototipo de la bicicleta eléctrica que tendrá Barcelona a partir de diciembre.
Un momento de la prueba, ayer, del prototipo de la bicicleta eléctrica que tendrá Barcelona a partir de diciembre.

“Es la bicicleta del futuro”, dijo ayer un orgulloso alcalde Xavier Trias en la presentación del flamante prototipo de bicicleta eléctrica. Se trata solo de una prueba piloto, pero el alcalde de Barcelona está convencido de que “se acabará imponiendo” y de que será “el mejor complemento del Bicing”, ya que el actual sistema de bicicletas públicas tiene sus limitaciones en una ciudad con tantas cuestas.

La prueba piloto empezará en diciembre con la puesta en marcha de 150 bicicletas y en enero la flota ya será de 300 unidades. Las bicicletas eléctricas se podrán encontrar en 45 nuevas estaciones repartidas por toda la ciudad y —a diferencia del servicio actual de Bicing— la mayoría de ellas (32) estarán dentro de aparcamientos de B:SM, para poder enchufarse a la corriente y recargar la batería. Además, como los aparcamientos están vigilados será más fácil evitar vandalismo. También habrá ocho estaciones más en aparcamientos privados y completarán la red cinco estaciones en superficie en puntos estratégicos de la ciudad.

El servicio solo estará disponible para los clientes del Bicing que tendrán que pagar una cuota anual extra de 14 euros. Además tendrán que pagar cada vez que la utilicen. La primera media hora costará 45 céntimos y se pagará 80 céntimos más por cada fracción de media hora más hasta llegar a las dos horas.

Si funciona bien, el Ayuntamiento de Barcelona ampliará la red en 2017. Las bicicletas eléctricas le costarán al Ayuntamiento de Barcelona cinco millones de euros, aunque parte de esta inversión se recuperará gracias al patrocinio y al dinero que pagarán los usuarios. Solo con esta partida, el Ayuntamiento aspira a ingresar 650.000 euros anuales, según explicó la teniente de alcalde de Economía y Ocupación, Sònia Recasens.

Las nuevas bicicletas tienen 40 kilómetros de autonomía y solo funcionan si se pedalea

Las nuevas bicicletas están diseñadas y fabricadas en Cataluña, según explicó ayer el director general de Clear Channel España, Alberto Cáceres. Su peso es de 23 kilos y no pueden superan los 25 km/h, de manera que podrán circular por el carril bici, como si se tratara de una bicicleta normal.

Las baterías se recargan en solo dos horas y tienen una autonomía de 40 km. Pero a pesar de ser eléctricas solo funcionan si se pedalea. “Sirven sobre todo para las subidas”, aclaró el alcalde. Ante una posible demanda excesiva del nuevo servicio, el Ayuntamiento no aceptará más de 8.000 abonados, ya que la cantidad de bicicletas sería insuficiente para más usuarios.

El PSC —que fue el impulsor del Bicing en 2007— anunció ayer que pedirá al Gobierno que a la hora de asignar los nuevos abonamientos “priorice” los vecinos de los barrios de montaña. También pedirá una rebaja en el coste. El Partido Popular no se mostró nada a favor del nuevo sistema de bicicletas y consideró que se trata de una “frivolidad” que el Ayuntamiento “gaste 427 euros por bicicleta eléctrica al mes para llevar a cabo una prueba piloto”.

El coste del Bicing siempre ha generado polémica en el Ayuntamiento de Barcelona. El propio Xavier Trias no se cansó de criticar que era un servicio demasiado caro cuando estaba en la oposición e intentó subir drásticamente las tarifas cuando fue proclamado alcalde, pero tuvo que desistir. También generó polémica la inclusión de publicidad, que quedó en manos de Vodafone sin la celebración de ningún concurso público. En 2017, cuando finalice la prueba piloto, “veremos si la totalidad de las bicis tienen que ser eléctricas o si mantenemos el Bicing”, avanzó Recasens. El alcalde, que aseguró que circula en bicicleta, pronosticó en cambio que convivirán los dos sistemas, ya que “para trayectos cortos no tiene sentido pagar 50 céntimos”.

El Bicing funciona desde hace siete años y se ha consolidado como un transporte público más con cerca de 100.000 abonados. Se registran un promedio de 50.000 desplazamientos al día y tiene una de las rotaciones más altas del sistema de bicicletas públicas a nivel mundial.