Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Estado independiente catalán será inviable si no forma parte del euro

Los asesores de Mas creen que los costes de cambiar de moneda serían “inasumibles”

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, recibe hace un año el primer informe elaborado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional. Ampliar foto
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, recibe hace un año el primer informe elaborado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional.

Cataluña debe seguir en el euro cueste lo que cueste. Esta es la conclusión del Consejo Asesor para la Transición Nacional, los expertos seleccionados por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para preparar la hipotética independencia de Cataluña. El consejo presentó este lunes cuatro informes y ya suma una decena de los 18 que tiene previsto entregar antes de septiembre.

El documento relativo al sistema financiero de la Cataluña independiente descarta la asunción de una moneda catalana porque “causaría unos costes de adaptación importantes para los agentes económicos”. El consejo asesor recomienda seguir en el euro aunque sea fuera de la UE y asumiendo las consecuencias que ello conlleva: la falta de participación en la toma de decisiones, la imposibilidad de que las entidades financieras accedan al crédito del Banco Central Europeo, y el impedimento de que los activos financieros emitidos en Cataluña puedan ser utilizados como garantía bancaria en las operaciones de crédito del BCE. Estas dos últimas dificultades, que el consejo considera “ciertamente relevantes”, se pueden superar, según el informe, con un acuerdo monetario en la UE similar al de Andorra y Mónaco o buscando la financiación a través de bancos de la eurozona. Pese a las dificultades, el presidente del consejo, Carles Viver Pi-Sunyer, no ve otra opción: “Sería muy conveniente mantener el euro, ni que solo sea por los costes inasumibles de cambiar de moneda. Sería absolutamente necesario”.

El segundo informe presentado trata del reparto de activos y pasivos que tendría que producirse tras la hipotética independencia. Los expertos consideran que Cataluña debería pagar parte de la deuda solo si España se abre a entregarle parte de los activos del Estado. El informe prevé una negociación bajo supervisión internacional en la que el Gobierno catalán asuma un coste proporcional a su población y la deuda que le es directamente imputable. A cambio, Cataluña tendría derecho a bienes y activos del Estado, con un reparto similar, lo que incluye recibir desde parte de las reservas al Banco de España a bases científicas o satélites. El reparto, según el Consejo Asesor, también debe afectar al patrimonio histórico, artístico y nacional.

Los asesores de Mas presentaron también un informe en el que analizan el “proceso constituyente catalán” en caso de una victoria secesionista en la consulta. El consejo recomienda firmar un protocolo con el Estado si el Gobierno se abre a colaborar, para asentar las bases de una negociación que debe ser rápida: Viver Pi-Sunyer ha puesto como ejemplo los 18 meses que se han dado Escocia y el Reino Unido. Durante este tiempo, Cataluña seguiría bajo legalidad española, con más competencias.

En caso de que el Gobierno no quiera colaborar, el consejo recomienda pedir mediación internacional al tiempo que se construyan las estructuras de Estado necesarias para una declaración unilateral de independencia. El informe considera que Cataluña debería redactar una Constitución provisional antes de que sea efectiva la secesión, en la que se incluya la doble nacionalidad (catalana y española) para los ciudadanos y se garantice el uso del catalán y el castellano.

El último informe presentado este lunes por Viver Pi-Sunyer concluye que Cataluña tendría asegurado el abastecimiento de energía y agua en caso de independencia. Esta semana el Consejo aprobará dos informes más, sobre la viabilidad económica de la secesión y las relaciones comerciales con España.

Más información