La baronesa Thyssen duda que se abra su museo en Barcelona

El precio anual por ceder las obras impide avanzar en las negociaciones

La baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza posa ante dos de las obras de su colección personal en Sant Feliu de Guixols.
La baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza posa ante dos de las obras de su colección personal en Sant Feliu de Guixols.ROBIN TOWNSEND (efe)

El museo Thyssen de Barcelona se tambalea y peligra su inauguración, aunque nadie lo reconoce de forma abierta. “Está en la sala de espera”. “No sé si sigue vivo”. “No ha habido contactos últimamente”, aseguró ayer Carmen Thyssen sobre el museo barcelonés anunciado en 2012, para el pabellón de Victoria Eugenia de la Fira, en el que se expondrán centenares de pinturas de su colección. El tono lacónico que empleó la baronesa durante la presentación de la ya tradicional —es la tercera— exposición de verano en Sant Feliu de Guixols, la localidad de Girona donde pasa largas temporadas, con 59 de sus pinturas, sorprendió, acostumbrados a las entusiastas explicaciones que siempre ha proporcionado sobre el futuro centro.

Tenía motivos: el proyecto donde se expondrían obras de pintores catalanes, impresionismo, expresionismo y arte americano no se realizará, según explicaron tras el acto, los responsables municipales de Sant Feliu de Guixols. Lo sorprendente es que el concejal de Cultura, Pere Albó (PSC), aseguró que la paralización del proyecto de Barcelona permitirá sacar adelante el museo de la localidad con obras también de la colección particular de la baronesa.

“El proyecto es el mismo. Desde hace más de 10 años se trabaja para crear un museo en Sant Feliu en el que se expondrán 180 obras, más las exposiciones temporales, en las que participará la Generalitat, pero desde que en Barcelona se pensó exponer obras de la baronesa, se paralizó el museo de Sant Feliu. Es un problema de deslealtad institucional”, explicó Albó, en referencia a que la Generalitat había abandonado el proyecto de Girona. Antes, el alcalde, Joan Anfons Albó (CiU), explicó que “en Barcelona tienen mucha oferta y apoyar el museo de Sant Feliu sería un ejemplo de descentralización cultural de la que tanto se habla”.

Los implicados en el proyecto de la Explanada de los Museos, un eje cultural donde se ubicaría el museo barcelonés de Carmen Thyssen (MNAC, La Caixa, Fira, Ayuntamiento y Generalitat), reconocieron a EL PAIS la dificultad en las negociaciones, pero defendieron que la decisión no está tomada.

Desde La Caixa, la entidad encargada de respaldar económicamente la operación de cesión de las pinturas a Barcelona, no quisieron realizar ayer declaración alguna, aunque fuentes cercanas a la negociación reconocieron que hace tiempo que éstas están paradas y que será difícil llegar a un acuerdo. Mientras que desde el Instituto de Cultura de Barcelona (Icub) explicaron que “para avanzar, primero hay que llegar a un acuerdo económico que no se ha producido”. Por su parte, desde el departamento de Cultura que dirige Ferran Mascarell, reconocieron que “el acuerdo será complicado”, pero defendieron que “se está trabajando entre todas las partes”, y que “no se dirá nada hasta que no se llegue al final de las negociaciones”. Pese a reconocer que Mascarell y Carmen Thyssen no se han visto en los últimos meses, remarcaron que “sí, sus equipos”.

La clave de la negociación es económica. Conocido es el problema de liquidez de la baronesa que le ha llevado a poner en venta propiedades como Villa Favorita en Lugano (Suiza) o algunos de sus cuadros como La Esclusa de Constable, por la que obtuvo 27 millones de euros en 2012. Ha trascendido que Carmen Thyssen pide para ceder sus obras a Barcelona durante 15 o 20 años, entre 2,5 y 5 millones de euros al año, algo que se considera “inadmisible”. Ella se defiende diciendo: “Tengo herederos”

Durante el acto de ayer, el alcalde de Sant Feliu también pidió a la Generalitat que “no disminuya su ayuda para organizar exposiciones”. Se refería, irónicamente, a que el gobierno catalán no ha aportado ni un euro de los 400.000 que cuesta el montaje de El ideal en el paisatge. De Maifren a Matisse i Gontxarova, que se podrá ver hasta octubre. “No se ha pedido ayuda a la Dirección General para la exposición”, aseguraron desde la consejería. En cuanto a que la Generalitat había abandonado el proyecto de museo de Sant Feliu, Cultura explica que: “En este año no se ha pedido ninguna reunión para hablar del tema”, y que “pese a que es una iniciativa municipal, ayudaremos en lo que podamos, aunque dinero no se pude poner, porque no hay”.

A las 21 horas está previsto que Mascarell coincida con la baronesa en Sant Feliu durante la inauguración oficial de la exposición. El año pasado, el consejero acudió a inaugurar el Festival de Peralada y dio plantón a Carmen Thyssen y sus cuadros.

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS