Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer sector pide prioridad en los programas para infancia

Las entidades reclaman la recuperación de inversiones perdidas con la crisis

Que la niñez deje de ser la cenicienta de la inversión pública en Cataluña. Este fue el clamor unánime de todas las instituciones que ayer participaron en el acto de conmemoración del aniversario número 25 de la Convención sobre los derechos de la infancia, que tuvo lugar en el Parlament. Tanto las Administraciones como las ONG han pedido que las políticas de infancia estén presentes en el conjunto de la actuación públicas y no solo en las de su ramo específico.

"España y Cataluña nunca han apostado decididamente por las políticas de infancia, ni siquiera en los momentos de bonanza", aseguró Jaume Clupés, presidente de la Federación de Entidadesd de Atención y de Educación a la Infancia y a la Adolescencia, Fedaida. "El problema es tan invisible que ni siquiera aparece en las encuestas como uno de los principales problemas de nuestra sociedad", asegura.

Según los datos de Eurostat de 2010, España gastó ese año en programas para combatir la exclusión social, 57 euros por habitante frente a los 66 euros de Portugal, los 133 de Grecia, los 668 de Holanda o los 270 de Dinamarca.

El tercer  sector hizo un llamamiento para "recuperar las prestaciones que han sido reducidas durante la crisis", como las de las guarderías, atención a la diversidad en las escuelas o las ayudas por hijos a cargo. "Para ello es necesario mantener la capacidad de captación de fondos de las Administaciones, huyendo de todas las tentaciones de reducir los impuestos; orientarse a un principio de proporcionalidad y perseguir el gran fraude fiscal", aseguró Paco Estellés, coordinador de la Plataforma de Infancia de Cataluña, Pincat, que agrupa a 20 organizaciones. El evento también contó con el apoyo de Unicef Cataluña.

Pincat ha pedido a las Administraciones que las políticas de choque se orienten a dar apoyo a las familias como principales responsables de dar cobertura a las necesidades de los niños. "Resulta imposible alcanzar el bienestar de la infancia si los adultos que han de velar por su desarrollo, es decir sus familias, no gozan ni tienen las oportunidades para acceder a un mínimo nivel de bienestar", agregó Estellés. "Necesitamos una estrategia clara con medidas decididas a mejorar las condiciones de vida de los más de 400.000 niño catalanes que viven bajo la línea de la pobreza", pidió Anna Folch, presidenta de Unicef Comité Cataluña.