Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Faraldo dimite como diputada autonómica del PP antes de ir a juicio

La exalcaldesa de Betanzos está acusada por la presunta contratación ilegal de un profesor de Conservatorio pese a la advertencia del secretario municipal

Faraldo, a la derecha de Feijóo, en un acto en Betanzos cuando era alcaldesa.
Faraldo, a la derecha de Feijóo, en un acto en Betanzos cuando era alcaldesa.

La diputada del PPdeG, María Dolores Faraldo Botana, renunciará hoy a su escaño en el Parlamento gallego, asiento que ocupaba desde noviembre del 2012. “Después de darle muchas vueltas, ayer por la noche decidí que lo mejor era dar un paso a un lado lo más pronto posible”, manifestó esta mañana a este diario, camino de Santiago, donde formalizará por escrito su dimisión como diputada autonómica. Lo hace un día después de recibir -el miércoles 2- el auto del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que abre contra ella juicio oral y la procesa por dos delitos de prevaricación y falsedad documental durante su etapa como alcaldesa de Betanzos, la pasada legislatura.

Faraldo, que fue secretaria de Organización del PP coruñés y vicepresidenta de la Diputación, pasa a engrosar la nómina de cargos políticos que desfilarán en breve por el banquillo de los acusados. Dice, sin embargo, que prefiere renunciar por anticipado que aguardar a conocer la sentencia.“Dimito por mi tranquilidad personal, por respeto al Parlamento y para preparar mi defensa”, señaló la todavía diputada. Dice que el procesamiento ya no la coge por sorpresa pero mantiene su “inocencia” aunque apuntó que ella “ni siquiera conocía al chico”, en referencia al hombre al que supuestamente enchufó como profesor del conservatorio.

La denuncia contra Faraldo colea desde el 2011 y la presentó el propio Ayuntamiento de Betanzos a partir de un informe del secretario que advertía de la ilegalidad de contratar a un profesor de música para un puesto que no existía ni se había presupuestado. Con todo, Faraldo 'colocó', supuestamente, a A.G.N en el conservatorio municipal como asistente de viento y madera porque así se lo pidió el director del centro, J.A.F, procesado por tráfico de influencias junto al joven maestro, éste por falsedad documental.

Impartía clases como un docente más pero emitía sus facturas al consistorio -de octubre del 2009 a diciembre del 2010- como “reparador de instrumentos” siguiendo, dice el escrito de acusación de la Fiscalía, las instrucciones que le había dado la regidora. El fiscal le atribuye a Faraldo “malicia” por actuar “de espaldas al pleno” a sabiendas de la ilegalidad que cometía. El juez instructor, en enero, se adhirió a la tesis de la Fiscalía y reprochó a la política popular una contratación que era “imposible jurídicamente” y que realizó “verbalmente” y sin proceso selectivo para un ente público.

Faraldo mantiene que ésa era la fórmula habitual en el Ayuntamiento brigantino y menciona otros casos (policías locales, profesores de guardería y locutores de radio) anteriores a su llegada a la corporación local, un aterrizaje político que tuteló el exconselleiro de Manuel Fraga, Xaime Pita, que fue su mentor político. Insiste en que el informe del secretario que sirvió de base para su imputación se emitió cuando el profesor ya no trabajaba en el conservatorio y recuerda la “enemistad manifiesta” que la enfrentaba al funcionario local.

Faraldo (Betanzos, 1959), médica de profesión, ocupó varios cargos en sanidad antes de gobernar su municipio natal, entre el 2007 y el 2011. Perdió las elecciones locales y cedió el bastón a los socialistas. Los estatutos del PP gallego, su normativa interna, estipulan que se abre forzosamente un expediente disciplinario a un cargo público cuando éste es procesado. Sin embargo, la resolución -expulsión- puede esperar al fallo judicial. La exregidora de Betanzos se anticipa a la sentencia y dimite de su escaño antes de conocer el veredicto judicial.