Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientado un jefe médico del Sergas por desviar pacientes a su consulta

El cirujano, responsable de Cirugía Vascula en el hospital de Ourense, alega que “simplemente” quería “facilitar las cosas”

El Servizo Galego de Saúde (Sergas) ha abierto un expediente disciplinario por una falta muy grave al jefe de Cirugía Vascular del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), Francisco Javier Molina, por, presuntamente, derivar pacientes desde este centro público a su consulta particular en el centro médico El Carmen, el mayor hospital privado de la provincia, en el que también ejerce desde hace 16 años. El expediente disciplinario que ha incoado el Sergas, que todavía se encuentra en fase de instrucción en la inspección sanitaria, podría acarrear para el doctor Francisco Javier Molina una suspensión de empleo y sueldo de entre dos y seis años e incluso la expulsión de la carrera pública si se resuelve en su contra.

La investigación se inició tras la queja de un paciente, presentada el pasado 19 de marzo, en la que denunciaba haber sido derivado a la clínica privada desde la consulta pública del hospital ourensano, a la que había acudido con un volante de su médico de cabecera. En su escrito ante el Sergas, el afectado, un hombre septuagenario, detalla que fue citado en la clínica privada de Molina durante la que sería su jornada laboral como médico del sistema público. En esa consulta, el doctor Molina supuestamente le habría ofertado una operación vascular por 1.500 euros alegando que sería casi imposible realizar la intervención de su dolencia en la sanidad pública.

En la instrucción, que incluso recoge una inspección del Sergas a la consulta privada del jefe de Cirugía Vascular del hospital de Ourense, figura una nota manuscrita entregada presuntamente al paciente citándole a mediodía “de forma gratuita” en la clínica de pago.

El jefe de Cirugía Vascular del CHUO, un cargo al que se accede por designación directa de la gerencia del hospital, consultado por este diario, asegura que “no deriva a nadie” ya que “quien va a la consulta privada lo hace forma totalmente libre”. También recuerda Molina que no percibe complemento de exclusividad alguno por trabajar en la sanidad pública. El médico niega los hechos relatados en la denuncia que ha motivado el procedimiento disciplinario que el Sergas ha abierto contra él, afirma desconocer las “razones” que motivaron la queja por escrito y matiza que “simplemente” quiso “facilitar las cosas” poniéndose “a su disposición en las dos consultas” en las que trabaja. “No he recibido ni un solo euro de ese paciente. Ni siquiera le cobré esa consulta a la que hace referencia”, asevera el cirujano de Ourense.

El Sergas aclara que “no puede ni confirmar ni desmentir el expediente o los hechos” por tratarse de “información reservada entre el trabajador y la empresa”, aunque otras fuentes del Servizo Galego de Saúde matizan que el expediente disciplinario se inició al haber sido detectados indicios de otras presuntas derivaciones a la sanidad privada por parte de este facultativo, entre las que figura otra denuncia por escrito e incluso quejas verbales.

El doctor Molina, especialista en angiología, cirugía vascular y en el tratamiento de enfermedades arteriales, ejerce como jefe de esta sección en el complejo hospitalario de Ourense, un cargo al que accedió por primera vez en 2001 a propuesta de la dirección del hospital, tras ser avalado por el entonces responsable de recursos humanos de la Consellería de Sanidade en el Gobierno de Manuel Fraga, Valeriano Martínez, actual secretario general de Presidencia de la Xunta de Feijóo. Molina también ha presidido la Sociedade Galega de Anxioloxía e Cirurxía Vascular. El régimen disciplinario que regula estos procedimientos establece que, durante la tramitación de un expediente, se podrá adoptar la suspensión provisional de funciones como medida cautelar.