Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 500 profesores de repaso que anunció Fabra se quedan en 100

El PSPV se compromete a limitar a 25 el máximo de alumnos en infantil si gobierna

Los 500 profesores de repaso cuya incorporación anunció en las Cortes el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en el debate del estado de la Comunidad de septiembre pasado “se han quedado en 100, en la mayoría de los casos para completar horarios de interinos que se encontraban dentro”. Al final, las clases de repaso se han reducido a poco más de un mes. El secretario de Educación del PSPV-PSOE, Miguel Soler ponía en evidencia esta y otras deficiencias al hacer balance ayer del curso escolar 2013-14.

Fabra lo anunció como Plan Èxit II de mejora del rendimiento académico en Secundaria y le asignó una inversión de nueve millones de euros que, estima Soler, finalmente se habrá reducido a la quinta parte. También se preguntaba “dónde están las catorce infraestructuras educativas” a las que Fabra se comprometió en el mencionado debate parlamentario. “En ningún sitio, ni siquiera se han licitado”, se respondió el dirigente socialista.

Más allá de la crítica política, hace una semana la asociación de padres del Colegio Emilio Lluch de Nàquera, una de las catorce obras comprometidas por Fabra, remitió un escrito al secretario Autonómico de Educación para pedirle “que proceda a la inmediata licitación de las obras de ampliación”, porque, de no hacerlo, “no empezarán en septiembre, el traslado a las aulas provisionales no se hará y las promesas de la ampliación acabada para las Navidades 2015 quedarán una vez más en agua de borrajas”.

Como rasgo distintivo del curso que acaba, Miguel Soler señaló el hecho de que el llamado arreglo escolar, es decir, la planificación de unidades y profesorado para el próximo curso, se está convirtiendo en “una supresión sistemática de unidades escolares públicas, fundamentalmente en Ecuación Infantil”. En total, para el próximo curso se eliminan 142 aulas estables en el ciclo de tres a seis años, de ellas 66 en la provincia de Valencia, 23 en la provincia Castellón y 53 en la provincia Alicante. Algunas de ellas son públicamente conocidas por las protestas de la comunidad escolar, como es el caso del colegio público Ciutat de Cremona, de Alaquàs.

La consejera de Educación, María José Català “ha usado como excusas la bajada de la natalidad y el abandono de la población inmigrante”, apuntó Soler para denunciar a renglón seguido que “la verdadera razón es el aumento de la ratio a 30 alumnos por aula en todas las aulas de Infantil”, por un lado, y la implantación del distrito único en la escolarización. Según los socialistas, la conjunción de ambas medidas adoptadas por el PP “está provocando la marginación de algunos centros y suprimiendo unidades en la red pública al mismo tiempo que se incrementan en centros concertados”. En algunos de estos últimos que escolarizan a alumnos con dificultades también están suprimiendo unidades, aseguró.

El vicesecretario de Educación socialista anunció que si los valencianos les “dan su confianza en 2015, este será el último año que habrá 30 alumnos por aula de Infantil”. Su compromiso es instaurar la ratio máxima de 25 alumnos por aula en el primer año de gobierno, “como medida más urgente para intentar combatir desde los inicios el fracaso escolar y atender mejor a los niños”. Soler recordó que “cualquier persona, no hace falta que sea especialista en educación, sabe que imposible trabajar con 30 alumnos de tres años en un aula”.

Por último, el dirigente socialista reprobó el “caos y confusión” que está creando en los colegios la precipitación en la aplicación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza. A estas alturas, recordó, no se han publicado las plazas ni especialidades de la Formación Profesional Básica, ni tampoco los nuevos currículos de Primaria.