Espadaler defiende las identificaciones y la toma de fotografías por Can Vies

Batlle pide información sobre las imágenes de manifestantes que registraron los Mossos

Dispositivo policial de Los Mossos durante el conflicto de Can Vies.
Dispositivo policial de Los Mossos durante el conflicto de Can Vies.ALBERT GARCIA

“Defiendo a pie y caballo y hasta el final este proceso de identificación que está enmarcado y perfectamente amparado por la legalidad”, repitió este jueves varias veces el consejero de Interior, Ramon Espadaler, sobre el encapsulamiento de los mossos de una parte de la manifestación del 31 de mayo en la Gran Vía, en protesta por el desalojo de Can Vies. Lo que a su entender incluye también las fotografías que se tomaron a algunos de los manifestantes. “A nadie se le obligó a ponerse una pieza de ropa, con la información que yo tengo, que no fuese suya”, explicó. Y añadió que esas imágenes serán destruidas si no se relacionan con actos delictivos.

Su recién nombrado director de policía, Albert Batlle, no comparte por completo esa postura. En una entrevista en Catalunya Ràdio el miércoles, Batlle defendió las identificaciones, pero admitió que “lo otro”, en referencia a las fotografías a manifestantes, “se puede analizar”. “Ya he pedido información del tema”, dijo.

Batlle sin embargo insistió en que la policía hizo un buen trabajo, y tachó de “anécdota lateral que se puede reajustar” la toma de fotografías. “Si hay alguna cosa que no se tendría que haber hecho, lo corregiremos”, afirmó. Además, Espadaler contó este jueves que se informó a la fiscalía de las 250 identificaciones, y que esta lo “entendió perfectamente”.

Un mes después de la semana de altercados tras el desalojo de Can Vies, Espadaler hizo en el Parlament una defensa cerrada de la actuación policial, que calificó de “excelente”. Por ello invitó a “reflexionar muy seriamente a la ciudadanía, a los grupos que la representan y a los medios” sobre si no se está cayendo “en una trampa” de “contraponer la violencia urbana” a la acción de la policía.

Para el consejero es “preocupante” que quién esté “bajo sospecha” después de “uno de los episodios de violencia urbana más relevantes que ha sufrido Barcelona en los últimos años” sean los Mossos. “Que la policía tenga que demostrar lo que ha hecho, no los autores de los disturbios, no es sano”, lamentó, y pidió una respuesta “contundente y profunda de conciencia cívica”. Como ejemplo, citó el número de agentes heridos, 29, lo que motivó el reproche de David Fernández, de la CUP, por no dar los manifestantes heridos, que cifró en 40.

En respuesta a los parlamentarios, Espadaler contó que se ha abierto una información reservada por el golpe de porra que recibió un joven en la oreja, sin dar más detalles. El consejero dijo también que la vidriera del semanario La Directa la rompieron los propios manifestantes que se resguardaron allí, y aseguró que la actuación policial en el lugar fue fruto de lanzamientos y altercados por parte de manifestantes. Algo que una periodista de cadena SER, que recibió dos golpes de porra en el lugar, negó que hubiese ocurrido. Si todo el debate es el de las identificaciones y el del joven que recibió un porrazo “déu n’hi do lo bien que lo ha hecho la policía”, zanjó Espadaler.

Los diputados criticaron además la respuesta del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, tras una semana de altercados, permitiendo a los manifestantes quedarse en Can Vies. “El alcalde Trias ha hecho el ridículo. ¿Qué sentido tiene ordenar el derribo y luego negociar?”, preguntó el representante de ICV-EUiA, Jaume Bosch. Pero el consejero se negó a entrar en la polémica.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50