Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hora de ‘destierro’ para los que aparquen más de la cuenta

Los parquímetros impedirán estacionar a quien supere 120 minutos en verde o 240 en azul

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, posó ayer junto a los tres nuevos modelos de parquímetros. Ampliar foto
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, posó ayer junto a los tres nuevos modelos de parquímetros.

A partir del 1 de julio, los conductores no sólo tendrán que meter su matrícula en el parquímetro para estacionar en las plazas azules y verdes de las calles de Madrid, y pagar más dinero cuánto más difícil le resulte encontrar hueco. Además, puede que la máquina se niegue a darles permiso si ya han consumido su tiempo límite para aparcar en ese barrio.

Hasta ahora, el tope máximo era una hora en plazas para residentes (verdes) y dos en plazas de rotación (azules). Pero nadie tenía que cumplirlo porque resultaba imposible hacerlo cumplir.

Eso cambiará cuando entren en funcionamiento los nuevos parquímetros (se están instalando desde el lunes, pero durante cinco semanas funcionarán con el sistema actual). Y precisamente porque será necesario introducir la matrícula, para calcular además, entre otras cosas, las bonificaciones o recargos según lo contaminante que sea su coche.

En las plazas verdes se podrá aparcar dos horas como máximo; en las azules, cuatro horas. Una vez agotado ese tiempo, no podrá estacionar en el barrio hasta una hora después. En principio, iban a ser cuatro, pero el Gobierno municipal (PP) se arrepintió en el último minuto. Eso sí, el que consuma sus cuatro horas en zona azul, podrá mover el coche a zona verde y ganar otras dos horas en el mismo barrio, y viceversa.

IU planteó no cobrar a los visitantes en los hospitales pero el PP tumbó la propuesta

El pleno aprobó ayer los cambios en la ordenanza de movilidad a los que obliga la instalación de los nuevos parquímetros. También a última hora, el PP aceptó la propuesta de PSM e IU para no rebajar el mínimo de plazas verdes en los barrios del 75% al 50%, como estipulaba el texto original.

El resto de enmiendas de la oposición fueron rechazadas por el PP (con mayoría absoluta).

PSM, IU y UPyD se mostraron a favor de mantener el máximo tiempo actual de estacionamiento (una hora en plaza verde y dos en azul) porque su ampliación “anula el objetivo de facilitar la rotación y perjudica a los residentes”. Además, el PSM e IU querían eliminar las zonas de larga estancia, donde se permitirá aparcar hasta 12 horas diarias por un precio menor y en plazas azules, a modo de aparcamiento disuasorio. Esas áreas comprenderán 1.354 plazas en Ciudad de Plasencia, la cuesta de la Vega, Profesor Martín Almagro Basch, el paseo de Camoens y Valero, La Rosaleda, el paseo del Rey y Francisco y Jacinto Alcántara. En opinión del PSM, ese sistema “atraerá más vehículos a la almendra central”.

Socialistas e IU abogaron también por quitar los parquímetros de los barrios del Pilar y La Paz, pero el PP defendió que no hay peticiones vecinales al respecto.

Y se pronunciaron en contra de la ampliación del horario de parquímetros desde las ocho a las nueve de la noche, asunto en el que UPyD también quiso introducir (sin éxito) matizaciones.

Raquel López (IU) defendió además que las motos sí paguen parquímetros, sin el apoyo del PSOE y con la oposición tajante del PP, que considera que deben quedar exentas porque apenas contribuyen en la contaminación que sufre la ciudad (un 1,5% del total). Y, especialmente, abogó hasta el último minuto porque el aparcamiento fuera gratuito junto a los hospitales para aquellos conductores que acuden a visitar a pacientes ingresados.

UPyD quería que el tiempo antes de poder aparcar en un barrio una vez consumido el máximo fuera de dos horas en vez de una.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram