ELECCIONES EUROPEAS

El PP desdeña la victoria del secesionismo en Cataluña en las elecciones europeas

Camacho hace autocrítica y asume que el partido ha sido incapaz de movilizar a su electorado El PP cree que sus simpatizantes perciben que el Gobierno no les ampara ante el soberanismo

Una imagen de la reunión del comité de dirección del Partido Popular, liderada por Alicia Sánchez-Camacho.
Una imagen de la reunión del comité de dirección del Partido Popular, liderada por Alicia Sánchez-Camacho.Partido Popular/ Leyre Uson

El Partido Popular ha desdeñado este martes la victoria del independentismo en Cataluña al considerar que han acudido a las urnas en estas elecciones europeas menos votantes soberanistas que en las últimas elecciones autonómicas. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha considerado, además, que los resultados del domingo revelan que el independentismo ha “tocado techo” porque estaba supermovilizado en contraste con otros sectores de la ciudadanía no soberanistas que no fueron a votar.

Ni se me ha pasado por la cabeza dimitir. No se si esta pregunta se la hacen a todo el mundo", dice la popular

La lectura ha sido asumida en parte por la líder popular en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, que ha sostenido que pese a la victoria de Esquerra el independentismo ha retrocedido porque el domingo votaron 1,1 millones de independentistas [la suma de los electores de CiU y Esquerra] frente al 1,6 de millones que lo hicieron por esos dos partidos en 2012. Sin embargo, el análisis omite que en esa cita votó el 67,7% del censo y ahora el 46%. Por esa misma regla de tres, también habría bajado de forma estrepitosa el bloque anticonsulta porque el PP ha perdido 100.000 votos y un desplome de porcentaje de votos de un 8%.

Tras brindar el domingo con cava por los discretos resultados, la dirección popular ha realizado una autocrítica. "Ha sido un aviso y tenemos que tomar nota", ha afirmado la líder del partido. Su conclusión es que los electores populares no se han movilizado ni acudido a las urnas. Es decir, que tampoco han optado por otros partidos como Ciudadanos o Vox. Sencillamente, creen que se han quedado en casa. El PP achaca la abstención a dos razones: primero, porque las clases medidas están acusando las consecuencias de la crisis, además de sufrir la subida de impuestos y, segundo, porque perciben, aunque creen de forma errónea, que el Gobierno no esté combatiendo con firmeza el proceso independentista y se sienten desamparados.

"El PP es el partido del Gobierno y se nos pide una respuesta más firme", ha señalado la senadora que ha insinuado que no se trataba de optar por la suspensión de la autonomía como propugnan formaciones como UPyD o Vox. "No se trata de anticipar las respuestas y las acciones de gobierno tienen sus tiempos. Pero esto se aclarará después del 9 de noviembre cuando vean que no hay consulta".

La sensación de los populares es que sus votantes se sienten desamparados cuando ven cómo la Generalitat no aplica las sentencias en contra de la inmersión lingüística o como no impide que se habiliten en las calles mesas sobre el referéndum soberanista o cómo las rotondas, dicen, se llenan de estelades. "Estamos haciendo cosas pero hay que explicarlas mejor porque nuestro objetivo es pararle los pies al desafío independentista de Mas", ha señalado Sánchez-Camacho que ha minimizado, por ejemplo, que el PP haya quedada cuarta en Badalona cuando ahora ostenta la alcaldía. "En barrios como Llefià, por ejemplo, la participación solo ha llegado al 30%", ha remarcado.

"No se me ha pasado por la cabeza dimitir. No se si a todo el mundo se le ha preguntado lo mismo", ha dicho visiblemente molesta la popular cuando se le ha preguntado si se le ha planteado esa posibilidad. De entrada, la dirección popular ha encargado ya dos informes para reforzar su estrategia: uno sobre las medidas que ha tomado el Gobierno de Rajoy sobre la lucha contra la corrupción y las reformas económicas y, por otro, con vistas a las elecciones municipales para reforzar las estructuras de partido de cara a mejorar la implantación del partido en los municipios de Barcelona con más de 20.000 habitantes donde detectan, además, que Esquerra ha incrementado espectacularmente su presencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS