Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo afirma que los cadáveres de la Complutense están en descomposición

El informe de la inspección señala que las salas de Anatomía están encharcadas, tienen gran cantidad de restos cadavéricos y las paredes sucias

Sala de disección de cadáveres de la Facultad de Medicina de la UCM.
Sala de disección de cadáveres de la Facultad de Medicina de la UCM.

Las salas estaban resbaladizas, había restos en descomposición en varias de ellas y las paredes y el suelo estaban sucios. La descripción que hace la inspectora de Trabajo en su informe sobre la situación del departamento de Anatomía y Embriología Humana II de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid es realmente sórdida. El martes pasado, día 20, la inspectora Pilar Carranza acudió al lugar tras las quejas de los trabajadores y escribió de su puño y letra en su informe, al que ha tenido acceso este periódico: “Se gira visita de inspección a las instalaciones de depósito y recepción de cadáveres y horno de cremación comprobándose que los trabajadores no tienen instalaciones de aseos y vestuarios adecuados a los riesgos biológicos existentes”. Y añade: “Los restos cadavéricos se encuentran en estado de putrefacción y momificación sin condiciones higiénicas y biológicas adecuadas. Las salas están con el suelo encharcado y gran cantidad de restos cadavéricos. Las paredes y el suelo carecen de limpieza”.

Tampoco la cámara en la que se guardan los restos para su estudio en las clases estaba en buenas condiciones, según el informe. “La cámara frigorífica no funciona correctamente estando los restos apilados. El suelo es resbaladizo”. Algunas personas presentes en la inspección aseguran que la sala parece una pista de patinaje. Semanas antes de acudir la inspectora de Trabajo, el exdirector del departamento, José Ramón Mérida, que dimitió el miércoles pasado, había impedido la entrada a las instalaciones a los delegados de la prevención de la universidad, que habían iniciado una investigación tras recibir quejas de trabajadores.

Pilar Carranza concluye su informe ordenando la paralización “de los trabajos de utilización del horno hasta que no se proceda a su adecuación” a la normativa correspondiente sobre el uso de éste así como de la que regula la situación en la que deben estar los lugares de trabajo, dos reales decretos de 1997. El texto advierte además que “el incumplimiento” de esta paralización “constituye una infracción muy grave” y que, según la ley de Infracciones y sanciones en el orden social, la multa oscila entre los 40.986 y los 819.780 euros”. Sin embargo, al día siguiente de dictarse esta orden, el miércoles 21, fue incumplida. Alguna persona, aún sin identificar, procedió a mover los restos cadavéricos del departamento para que, presuntamente, una funeraria procediera a retirarlos. Tras tener conocimiento de ello, el rector de la Universidad, José Carrillo, lo denunció ante la Fiscalía de Madrid.

La misma inspectora de Trabajo realizó un segundo informe, fechado el pasado viernes, tras volver a la universidad. Se trata de una diligencia en la que pone de manifiesto “que se está gestionando con diferentes empresas la retirada de cadáveres del departamento de Anatomía y Embriología Humana II, siendo necesaria la intervención de varias empresas para la retirada completa de éstos y visita de las empresas a las instalaciones a efectos de evaluar los riesgos existentes”, señala el texto de la inspección. También advierte que “se mantiene la paralización existente hasta que se proceda a la contratación” de esas empresas y se determina “la fecha de inicio de retirada de los cadáveres”, que aún no se ha indicado. Por último, la inspectora solicita en la diligencia que se aporten “de inmediato” todas las evaluaciones higiénicas que se hayan realizado, así como las hechas a los representantes de los trabajadores.

A día de hoy, hay dos investigaciones en marcha, la de inspección de la universidad, encargada por el rectorado, y la de la Fiscalía. Además, CC OO va a presentar mañana martes una denuncia formal en la inspección de trabajo.

 

“Que no afecte a nuestras prácticas”

A los estudiantes de Medicina de la Complutense les ha pillado este escándolo totalmente por sorpresa. Anatomía es una asignatura que les gusta mucho “es uno de los primeros contactos que tenemos con el estudio de los cuerpos”, “nos gusta mucho esa materia, no sabíamos que pasara nada raro con el tratamiento de los cuerpos”, “pero espero que si ha habido algo irregular que averiguen quién ha sido el responsable y tomen medidas”, comenta un grupo de ellos durante un descanso entre clases a las puertas de la facultad. La estudian en los dos primeros cursos de la carrera y es una formación práctica esencial. De hecho, la delegación de alumnos de Medicina de la Complutense ha redactado un comunicado en el que señalan: “Las prácticas de Anatomía son una parte esencial de nuestra formación, que todos los alumnos estimamos enormemente y en las que se nos inculcan valores como el respeto, el reconocimiento y la solidaridad. Gracias a ellos nos formamos como médicos, por lo que todo estudiante de nuestra facultad valora de manera inimaginable el acto de generosidad que acompaña a la donación de un cuerpo”. Los estudiantes añaden que este comunicado que esperan “que este incidente no perjudique estas prácticas que consideramos que son cruciales para los futuros profesionales de la Medicina”.

Los estudiantes apoyan además la investigación solicitada por el rectorado para verificar el correcto tratamiento y custodia de los restos donados a la facultad y aseguran que ellos “jamás” han presenciado “prácticas, situaciones ni actitudes denigrantes hacia los cuerpos donados”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram