Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calles peatonales y un centro cultural sobre Cervantes en la plaza de España

El Ayuntamiento promete una reforma integral para 2016 con capital privado

Vista aérea de la plaza de España de Madrid. Ampliar foto
Vista aérea de la plaza de España de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid (PP) ha diseñado un proyecto para remodelar la plaza de España que incluye la peatonalización del paso elevado de la calle de Bailén, entre el Senado y la calle de Ferraz, y el soterramiento del tráfico por el túnel ya existente. Además, se reducirá el tráfico en la cuesta de San Vicente, sobre todo en sentido hacia la plaza, y se reformará el aparcamiento subterráneo para convertirlo en un centro cultural y comercial.

La reforma de la plaza fue incluida en el programa electoral del Partido Popular en las pasadas elecciones. Tras invertir 10.000 millones de euros en infraestructuras durante los ocho años anteriores, el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se comprometió a elaborar un proyecto de rehabilitación para esa zona; sin embargo, consciente de las dificultades económicas que atravesaba ya el Ayuntamiento, pospuso las obras hasta después de los comicios de 2015.

En este mandato debía convocarse “un concurso internacional de ideas” para “transformar la plaza de España en un gran parque urbano, a modo de hall de la actividad lúdico-cultural de la Gran Vía”. Sin embargo, el área municipal de Urbanismo, que dirige Paz González, anunció en junio del año pasado un cambio de planes: serían funcionarios municipales quienes redactaran el proyecto. El Ayuntamiento añadió que se crearían varias propuestas para someterlas luego a la ciudadanía, pero finalmente ha preferido ofrecer sólo una y permitir que “particulares y entidades que puedan estar interesadas aporten sus ideas”, según señaló ayer a Efe el director general de Planeamiento, Javier Hernández.

Enterrará el tráfico en Bailén y otras vías para unir ese área con el Palacio Real

El PP prometió en su programa electoral convertir la plaza en “un nuevo pulmón verde, complementado con los jardines de Sabatini, el Templo de Debod y el nuevo parque Madrid Río”. El proyecto debía financiarse mediante la concesión del aparcamiento subterráneo, una vez concluido en 2016 la actual, como ya se hizo en la reforma de la calle de Serrano.

Hernández prometió ayer a Efe que las obras tendrán “coste cero” para el contribuyente gracias “a los ingresos de las nuevas actividades” previstas bajo tierra y “a la colaboración público-privada”. Según adelantó El Mundo, el Ayuntamiento pretende liberar las dos primeras plantas del aparcamiento para crear “un gran espacio comercial y cultural que tendría dos accesos descubiertos y ajardinados a través de escaleras mecánicas desde la plaza”.

El proyecto incluye además una instalación dedicada al escritor Miguel de Cervantes (con estatua en la plaza), a la que se quiere bautizar como Quijote, según el citado diario, y que ocuparía 2.500 metros cuadrados.

La zona comercial y de restaurantes tendría 10.000 metros lo que, unido al aparcamiento, elevaría a 50.000 metros cuadrados la superficie bajo rasante, prácticamente el doble que en la actualidad. La estatua sería remozada e iluminada adecuadamente para revivir así la plaza.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram