Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Málaga prevé contar con el primer tramo a principios de verano

Las obras del metro están a falta de remates y 81 trabajadores reciben ya formación

Imagen de la estación de El Perchel del metro de Málaga. Ampliar foto
Imagen de la estación de El Perchel del metro de Málaga.

Las obras del primer tramo del metro de Málaga, que entrará en funcionamiento a finales de junio o en julio, están casi al 100% y 81 trabajadores reciben formación desde el pasado 21 de marzo para ponerlo en marcha. Aún está pendiente de resolver la modificación del contrato de concesión por los cambios que ha experimentado el proyecto, un paso que debe recibir el visto bueno del Consejo de Gobierno.

Lo que entrará en servicio en verano es un tramo en forma de v de las líneas 1 y 2 entre el Palacio de los Deportes Martín Carpena y la universidad, que confluyen en el intercambiador ubicado cerca de la estación de trenes. El curso de formación de los empleados concluirá a finales de mayo y después habrá un mes de pruebas en blanco para simular la marcha comercial, sin pasajeros. Los ensayos por este recorrido suman ya alrededor de 15.000 kilómetros, aunque se han hecho a una velocidad menor de la que alcanzará el medio de transporte. Los 12 kilómetros que se pondrán en marcha se cubrirán en un tiempo estimado de 17 minutos.

El resto de asuntos pendientes entre el Ayuntamiento y la consejería para avanzar en el trazado están prácticamente sin cambios. El metro llegará soterrado hasta mitad de la Alameda y en dirección norte discurrirá en superficie. Este punto provocó la última crisis entre las dos administraciones y llevó a Fomento a suspender la entrada en funcionamiento de los primeros kilómetros a finales de 2013.

Representantes del Consistorio y de la consejería se reúnen el próximo 16 de mayo para abordar esta parte del trazado y analizar el listado de obras de movilidad ofrecido por el gobierno local para compensar la parte que le corresponde por los trabajos ya realizados.

También hay que concretar todavía la aportación municipal a los futuros gastos de explotación (costes de mantenimiento y subvención del billete).